Uruguay aguarda un acuerdo después del fallo de La Haya

Es que ambos gobiernos aguardan a que en la segunda quincena de enero se conozca el fallo de la Corte Internacional de La Haya, que deberá expedirse sobre el pedido de medidas cautelares que realizó Uruguay para que se levanten los bloqueos en los puentes.

Además, se espera que luego de conocido el laudo de ese organismo, independientemente del resultado, se logre el “principio de acuerdo” promovido por el facilitador español, Juan Antonio Yáñez.

Las fuentes consultadas indicaron que una vez conocido el fallo de La Haya, el facilitador hará su propuesta para acercar a los dos gobiernos. Indicaron que el representante español no propondrá “nada nuevo” a lo que se ha venido manejando, pero que se espera que sirva para “distender” la situación porque el planteo será de alguien “ajeno” al conflicto. En ese sentido, indicaron que se mantiene firme la idea de reunir a los presidentes Vázquez y Kirchner en Madrid si Yáñez logra acercar las posiciones que hasta ahora se mantienen enfrentadas.

Mientras tanto, ambos mandatarios se encuentran de vacaciones. Vázquez se reintegrará a sus tareas a mediados de enero, luego de descansar en las residencias presidenciales de Santa Teresa, Punta del Este y Anchorena. Kirchner, en tanto, volverá la semana próxima a Buenos Aires, luego de tomarse unos días de descanso en Santa Cruz.

Ambos mandatarios coincidirán en la Cumbre de presidentes del Mercosur que se realizará a mediados de enero en Rio de Janeiro. De todas maneras, no está previsto un encuentro ya que en el caso de Vázquez sólo asistirá unas horas. Además, las fuentes del gobierno uruguayo consultadas por El País insistieron en que para darse un encuentro entre ambos se debe haber llegado a un principio de acuerdo.

Con respecto al posible bloqueo a Buquebús, las fuentes dieron por descontando que la medida no podrá concretarse, porque el gobierno argentino dio señales en ese sentido.

con calma. Una vez conocida la decisión de los asambleístas de bloquear de manera sorpresiva la terminal de Buquebús, comenzaron a conocerse las reacciones de los gobiernos.

El canciller Reinaldo Gargano dijo ayer a radio Carve que asumió “con calma” la noticia, a pesar de que su primera reacción fue la “indignación”.

A juicio de Gargano hay “intención de ciertos sectores de generar alarma” y de provocar “miedo”. De todas maneras, aseguró que confía en el anuncio de la administración Kirchner de impedir cualquier acción destinada a impedir la salida de los buques.

A su vez, el embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Mayer, intentó también enviar un mensaje tendiente a calmar los ánimos, destacando el papel del facilitador español. Dijo que confía en la “reflexión del pueblo de Gualeguaychú” para dejar sin efecto el bloqueo.

tranquilidad. Desde Buquebús, en tanto, se intentó restar entidad a los anuncios de los ambientalistas, destacando que el gobierno argentino no permitirá el bloqueo.

El propietario de la empresa, Juan Carlos López Mena, dijo que no le preocupa “para nada”, porque la administración Kirchner anunció que no dejará que se interrumpan las salidas.

El portavoz de la empresa Buquebús en Buenos Aires, Claudio Merelas, declaró ayer a medios argentinos que se harán “todos los esfuerzos” para mantener los servicios. Destacó, además, que se notó el refuerzo de los efectivos de Prefectura en el puerto de Buenos Aires.