Uruguay apuesta a emitir deuda en moneda nacional

En declaraciones formuladas a la web «Emerging Markets» (Mercados Emergentes), ratificó lo que ha sido su política en materia del manejo de la deuda pública: apuntar a la deuda soberana, barata, y de largo plazo. El artículo sostiene que Uruguay ha ganado el reconocimiento internacional de los inversores, a partir de su manejo de la deuda. Eduardo Lora, economista jefe del BID, dijo que es una tendencia saludable para Uruguay el apuntar a la emisión de deuda doméstica. Es algo que se da en varios países, estimó.

Con respecto al riesgo de la dolarización, Lora dijo que los países deben apuntar al equilibrio entre el riesgo del tipo de cambio y el de las tasas de interés. Jerome Booth, jefe de investigación de Ashmore, dijo que muchos países, incluidos Brasil y Colombia, se han pasado a títulos en moneda local. «No es la panacea, pero es enteramente apropiado para Uruguay», señaló, y agregó que la deuda doméstica ha aumentado la debilidad en el corto plazo, pero ha cortado la vulnerabilidad en el largo plazo.

El artículo informa que Astori apunta a reducir la razón entre deuda pública y PIB, el cual llegó a un 100% en el momento más dramático de la crisis que afectó al país. Asimismo, consigna que Astori ha podido defender políticas económicas ortodoxas en el gobierno de Tabaré Vázquez, pero el delicado equilibrio dentro de la coalición de gobierno lo ha hecho retroceder en sus aspiraciones de firmar un TLC con Estados Unidos.

BID: MÁS SECTOR PRIVADO
En un discurso pronunciado frente a la asamblea de gobernadores, que culminó ayer, Astori respaldó al presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en los «cambios» que viene implementando en la institución, apuntando a las necesidades de los países prestatarios.

Astori hizo una descripción del momento que vive la economía uruguaya, mencionando el buen crecimiento y hasta el guarismo de 12% de 2004, alcanzado durante la administración de Jorge Batlle. El jerarca destacó la reducción de la deuda pública y del desempleo, aunque remarcó que son «desafíos» que están pendientes. También subrayó la importancia de la disciplina fiscal, como forma de canalizar, dentro de los estrechos márgenes existentes, recursos hacia la inversión pública.

En cuanto al nuevo papel que debe cumplir el BID, el líder de Asamblea Uruguay estimó que se abre una nueva etapa para muchos países en el relacionamiento con las Instituciones Financieras Internacionales, y en particular con el BID. «Estos países no han dejado de necesitar al BID, sino que lo necesitan sobre la base de nuevas modalidades. Para optimizar el apoyo del BID a países en estas circunstancias,nuestro Banco deberá adaptarse para brindar nuevos productos, acortar tiempos en elprocesamiento de los créditos, transformarse en una institución de conocimiento en materia de desarrollo en tanto que deberá mantenerse competitivo con otras instituciones financieras», dijo Astori ante un numeroso público en Guatemala.