Uruguay aumenta blindaje financiero por precaución.

Tanto en el análisis que se hizo ayer en el Consejo de Ministros, como en las reuniones que ha mantenido en Washington el ministro de Economía, Álvaro García, la clave es «preocupación» por la situación global pero «sin alarma». En el Consejo, el subsecretario de Economía Andrés Masoller evaluó los posibles escenarios.

El dos de Economía, salió al cruce de declaraciones de líderes de la oposición que compararon la situación de Uruguay con el Titanic.

«No se puede hacer terrorismo verbal comparando a Uruguay con el Titanic. La economía uruguaya presenta fortalezas muy importantes que permiten enfrentar la situación con optimismo», afirmó Masoller en declaraciones a El País

FINANCIAMIENTO. Por su parte, García en dialogó con El País desde Washington -donde participa de la reunión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial (BM)- anunció que «en breve», Uruguay tendrá a disposición un crédito contingente del Banco Mundial por US$ 300 millones que incluso «podría ampliarse». Ese punto se habló en una reunión entre el ministro y la vicepresidenta del BM para América Latina, Pamela Cox.

«Uruguay tiene financiado su presupuesto hasta mediados de 2010, (pero) estas líneas de crédito son para curarse en salud», afirmó el ministro.

«Hemos trabajado fuertemente estos días con los (organismos) multilaterales, avanzando en algunos caminos de tener prontas líneas de crédito», agregó.

En ese sentido, se habló de una línea de crédito contingente con la Corporación Andina de Fomento por US$ 400 millones y también con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en préstamos de rápido desembolso por otros US$ 300 millones.

García se reunió ayer con el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, y éste le comunicó que el organismo dará una «facilidad de liquidez a raíz de la crisis de US$ 6.000 millones para toda América Latina», señaló el ministro.

De todas maneras, reiteró que Uruguay tiene las necesidades de financiamiento cubiertas.

En las reuniones con representantes de los organismos así como en la asamblea del FMI, García se llevó la impresión de que «está todo el mundo muy preocupado». Todos los organismos transmitieron una visión «positiva» de Uruguay.

«La visión que se tiene es que Uruguay ha actuado responsablemente, está bien ubicado, dentro del marco de cautela con el que hay que manejar esta situación», afirmó.

Insistió en que hay que «basarse en las fortalezas que tiene Uruguay para encarar» la situación. «Estamos atentos, con responsabilidad. Con tranquilidad en algunos campos y con atención en otros», afirmó.

Consultado respecto al impacto en los frigoríficos que han enviado personal al seguro de paro por dificultades para colocar carne en el exterior, García dijo que debido al «temor» reinante, las empresas a nivel internacional están «haciendo ajustes» a la espera que aclare el panorama.

«La propia caída de los valores de las empresas, lleva a retracciones lógicas. Hay que esperar un poquito, porque es impensable que esto responda ya a una retracción de la demanda. Hay que ver cómo se posicionan las empresas una vez que esta situación se empiece a normalizar», indicó.

Es por eso que «por el momento no» van a tomarse medidas para sectores específicos. «No se pueden tomar conclusiones definitivas en este momento», agregó.

El equipo económico sigue con «atención» como la crisis «puede impactar en el crecimiento dentro de las exportaciones en los diferentes sectores». En esa línea, Masoller señaló que «las exportaciones se van a ver afectadas por el efecto de baja de los precios y una menor demanda mundial. Pero aún los precios internacionales siguen siendo buenos desde una perspectiva histórica».

En tanto, García puntualizó que se sigue la situación de la competitividad de cerca. De todas maneras descartó que el gobierno devalúe el peso a la par de Brasil y Argentina como propuso el precandidato colorado Pedro Bordaberry en el diario El Observador.

«El dólar flota en Uruguay. Y va a acompañar los movimientos que tenga que acompañar. Si hay alguna intervención (del Banco Central) es para tratar de evitar alguna volatilidad. Las volatilidades no le hacen bien a nadie y la especulación tampoco», espetó García.

menos CRÉDITO. Uno de los efectos que se ha conversado en la reunión del FMI y el BM es la retracción del crédito a nivel mundial.

En ese sentido, García dijo que esa es «la atención principal» desde Uruguay. Admitió que es «muy probable» que haya una retracción del crédito bancario en el país, ya que «es un problema mundial».

Recordó que el sector financiero uruguayo está «sólido» y repasó que «en términos de solvencia el promedio de los bancos está arriba del doble de la responsabilidad patrimonial mínima requerida» y que «tomando los depósitos a 30 días, estamos en un 62% de liquidez sobre esos depósitos».

CONSEJO. En la reunión del Consejo de Ministros, Masoller evaluó tres posibles escenarios de la economía mundial.

Uno de caída de la actividad y recuperación rápida, otro de caída y recuperación luego de un período recesivo de unos dos años y el tercero de caída y período de estancamiento prolongado.

En declaraciones a El País el subsecretario dijo que «aún es prematuro para sacar conclusiones sobre la evolución de la economía mundial en los próximos años» y que «a corto plazo la crisis financiera no tendrá un impacto significativo sobre Uruguay».

Destacó que la economía sigue creciendo y que se prevé una desaceleración (incluida en las proyecciones de la Rendición de Cuentas) en 2009

En el cónclave, el ministro de Ganadería, Ernesto Agazzi dijo que no se esperaban impactos ni en el sector cárnico, ni el lácteo, ni en el forestal.