Uruguay bajó en ranking mundial de competitividad

Estos datos se desprenden del Informe Mundial de Competitividad divulgado este jueves por el Foro Económico Mundial, basado en el estudio entre 102 países.

El sondeo entre líderes empresariales midió la competitividad económica con base en una combinación de tecnología, la calidad de instituciones públicas y el ambiente macroeconómico. «Aparte de una gestión macroeconómica, importa mucho (para la competitividad) la calidad de las instituciones públicas», afirmó Augusto López-Claros, director del departamento de análisis económicos del Foro.

«Si hay una lección de nuestro ejercicio, es la de que la fuerza y la coherencia de las políticas gubernamentales tienen un enorme peso en la clasificación de un país», agregó el analista en un comunicado.

Finlandia, que conservó la posición que tenía el año pasado, supera al resto de los países en la valoración global mientras que Estados Unidos tiene una posición de liderazgo en el sector de la tecnología, contrarrestada, sin embargo, precisamente por una menor calidad en las instituciones públicas y el entorno macroeconómico.

Entre los países europeos, seis, en su mayoría escandinavos, figuran en el pelotón de los diez primeros: Finlandia (1), Suecia (3), Dinamarca (4), Suiza (7), Islandia (8) y Noruega (9). Gran Bretaña cayó cuatro lugares, al lugar 15, mientras que Alemania avanzó un puesto al número 13 y Francia subió dos posiciones al número 26. El foro dijo que ambos países mostraron avances por mejores instituciones públicas y tecnología, pese a sus problemas presupuestarios. En tanto, Italia es el miembro de la Unión Europea peor clasificado, en el puesto número 41, tras haber ocupado la posición 33 el año pasado.

Los puestos quinto y sexto de la lista los ocupan Taiwán y Singapur, las dos economías más competitivas de Asia: en el primer caso, debido a su tecnología de punta y en el segundo, al entorno macroeconómico y la calidad de sus instituciones públicas. En tanto, Japón ha ascendido cinco puestos en la lista y ocupa ahora el undécimo lugar por su fuerza innovadora en tecnología mientras que Corea del Sur (18) poco a poco se le acerca. China, por el contrario, desciende del puesto 38 al 44 por culpa del visible deterioro de la calidad de sus instituciones públicas.

Rusia figura todavía más abajo, en el lugar 70 del 66 logrado el año pasado, pese a ciertas mejoras del entorno macroeconómico y en el área tecnológica. Sus puntos débiles son su elevada inflación, la ineficacia del sistema bancario y otras deficiencias

Entre los países latinoamericanos, Chile cayó cuatro lugares, al 28, pero es aún la economía más competitiva de la región. Es el que más se destaca debido, según los autores del informe, a una buena gestión macroeconómica y las amplias reformas institucionales acometidas. El país trasandino se acerca gradualmente a las economías más competitivas del planeta y se distancia de las de una región abiertamente en crisis y en la que casi todas las economías han perdido competitividad.

México, segundo clasificado en América Latina, sube del puesto 53 al 47, seguido de El Salvador, que salta del lugar 60 al 48, por delante de Trinidad y Tobago (48) y Uruguay, que baja, por el contrario, del puesto 40 al 50. Costa Rica también se ha comportado peor este año ya que desciende dos peldaños hasta el 51, lo mismo que Brasil, que baja del 45 al lugar 54. Más abajo todavía están Argentina, que desciende del lugar 64 al 78.

(En base a EFE y Reuters)