Uruguay dice que va con postura ‘firme’ a Madrid

El canciller Reinaldo Gargano dijo en el Consejo de Ministros en Libertad (San José), que el gobierno está «decidido a defender su derecho soberano» de decidir las inversiones que se realizan en el país.

La delegación uruguaya, integrada por Gargano, el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y el director general de la Cancillería, José Luis Cancela, partirá hoy a Madrid para la reunión que se iniciará mañana y que se extenderá hasta el viernes 20.

«Naturalmente que iremos abiertos al diálogo pero firmemente decididos a defender el derecho soberano del país a reglar las normas que tienen relación con el desarrollo productivo, a crear trabajo y a hacer respetar el medio ambiente y el derecho internacional», afirmó el canciller. Dijo además que esperar que de este diálogo «surja el respeto al derecho internacional para que el país no siga perdiendo centenares de millones de dólares como consecuencia del corte de los puentes».

La posición que lleva Uruguay a Madrid defiende tres puntos: no al traslado de la planta de Botnia como quiere Argentina; no se violó el tratado del río Uruguay al autorizar la planta y ésta no afectará el medio ambiente; y ofrecimiento de un monitoreo conjunto de las aguas del río. Gargano consideró «muy generoso y demostrativo de la buena voluntad de superar el diferendo», esta oferta de monitoreo conjunto.

La reunión en Madrid se realizará gracias a las gestiones del enviado del rey Juan Carlos, el embajador español ante la ONU, Juan Antonio Yañes Barnuevo.

Por su parte, la delegación argentina buscará como postura máxima la relocalización de Botnia, aunque teniendo en cuenta la firmeza de Uruguay en ese punto, se considera que por lo menos se buscará frenar la inauguración de la planta hasta tanto se tengan todos los estudios ambientales.

Así lo afirmó a El País una importante fuente gubernamental argentina, quien consideró que el primer punto que se planteará será la necesidad que la planta se relocalice para evitar el conflicto permanente entre las dos naciones.

«Sabemos que este es un tema sumamente difícil, que Uruguay no lo acepta bajo ningún aspecto, pero el gobierno uruguayo deberá también ofrece algo si quiere que continúe el diálogo para encontrar una solución a este conflicto«, fundamentó la misma fuente.

No obstante, conocida la posición uruguaya, algunos asesores gubernamentales comentaron que un punto central será tratar la posibilidad de postergar la inauguración de la planta. «Consideramos que con la intransigencia no se logra nada. Uruguay debería flexibilizar en algo su postura para nosotros también mostrar un panorama distinto, presionar a los asambleístas que están realizando los cortes y de esa forma seguir el camino del diálogo para una solución definitiva», recalcó otra de las fuentes consultadas.

La delegación argentina, encabezada por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el canciller Jorge Taiana, planteará también los supuestos incumplimientos que ha realizado el Estado uruguayo sobre el Tratado del Río Uruguay.

«Se buscará la forma de revitalizar el Tratado, para que no vuelvan a ocurrir situaciones como esta. Los tratados que están firmados deben cumplirse a rajatabla», resaltó la fuente.

De todas maneras, en la delegación argentina no hay grandes expectativas con respecto a las reuniones.