Uruguay es el que más avanzó en competitividad en la región.

No obstante, el estudio del Foro Económico Mundial 2009-2010 señala que persisten factores que van en contra de la mejora de la competitividad, fundamentalmente, dentro del mercado laboral.

«Rigideces expandidas en los mercados se mantienen como una preocupación, especialmente en el mercado de trabajo» en que Uruguay se ubicó en el puesto 119, sostiene el Foro Económico Mundial (FEM).

Aunque en menor grado, también señala su inquietud por las rigideces que muestra el sector financiero (en que Uruguay se ubicó en el puesto 88) y en el mercado de bienes (78).

Pese a marcar los puntos débiles, el informe publicado ayer, resalta que Uruguay fue el país que registró los mayores avances en la región.

«Tuvo progresos significativos en varias áreas incluyendo infraestructura, estabilidad macroeconómica, educación terciaria y capacitación y preparación tecnológica», sostiene el informe del FEM.

Sin embargo, la base del desarrollo y de la mejora de la competitividad a nivel mundial de Uruguay, sostiene que «descansa en un continuo énfasis sobre la educación (que rankeó en el puesto 52 si se toma en cuenta la educación primaria y salud y 50 respecto de educación terciaria y capacitación)».

Asimismo tiene «de los mejores estándares de gobierno de la región», lo que se refleja en que se ubica en el puesto 40 a nivel de instituciones públicas.

«En los últimos años también se dieron zancadas hacia la estabilidad macroeconómica, notablemente con una reducción significativa de los niveles de deuda pública en los últimos años que se redujo de 116,51% del PIB en 2006 a 53% en 2008», agrega el Foro Económico Mundial.

El informe que toma en cuenta 133 economías del mundo se basa en tres pilares de datos para definir la posición de los países. Entre éstos cuenta con los «requerimientos básicos» que se integran por aspectos de instituciones públicas (puesto 40), infraestructura (66), estabilidad macroeconómica (78) y salud y educación primaria (52). Otros de los pilares de información son los vinculados a la promoción de la eficiencia que engloba a la educación superior y capacitación (50), la eficiencia en el mercado de bienes (78), la eficiencia en el mercado laboral (119), la sofisticación del mercado financiero (88), la preparación tecnológica (51) y el tamaño del mercado (88).

El tercer y último pilar se basa en los factores vinculados a la innovación. Entre éstos están la sofisticación de negocios (85) y el de la innovación (67).

Varios de estos factores se reflejan en la percepción de los 88 empresarios uruguayos consultados acerca de cuáles son los factores más problemáticos pa-ra hacer negocios en el país.

Más de un 22% de los consultados consideró que Uruguay cuenta con «una regulación laboral restrictiva» y un 21% cree además que uno de los problemas más grandes para concretar negocios en el país pasa por la «burocracia del gobierno ineficiente».

Lejos con porcentajes inferiores al 15% en las respuestas, los consultados señalan como problemas las tasas impositivas, el acceso al financiamiento, inadecuada infraestructura, regulaciones impositivas y fuerza de trabajo con inadecuada capacitación.

Con menor peso (menos del 3% de las respuestas) se señala a la inflación, a la pobreza de la ética de trabajo en la fuerza laboral, la inestabilidad política, crimen y robo, regulaciones sobre la moneda extranjera, salud pública pobre, corrupción e inestabilidad gubernamental como otros factores que no facilitan la concreción de negocios en el país.

REGIÓN. Dentro de la región Uruguay fue el país que más avanzó en la escala de competitividad seguido de Brasil (8 puestos), Trinidad y Tobago (6), Colombia y Perú (5) y Costa Rica (4 puestos).

Aun así, Chile (en el puesto 30) es el único país que aparece entre los 30 más competitivos del mundo seguido por economías pequeñas del Caribe como Puerto Rico (42) y Barbados (44). Según el Foro Económico Mundial todavía se mantiene «una brecha significativa respecto del resto de los países de América Latina» tales como Costa Rica (55), Brasil (56). Panamá (59), México (60) y Uruguay (65), que se ubicaron en la mitad mejor posicionada dentro del ranking de las economías más competitivas.

En tanto, en los tres primeros lugares del ranking se encuentra Suiza, que desbancó a Estados Unidos y lo dejó en el segundo lugar y Singapur que pasó del quinto al tercero.