Uruguay escapa a la crisis regional y se autoabastece

Luego de dos inviernos con severas dificultades para cubrir la demanda interna de energía, las autoridades de UTE lograron este año asegurar el suministro casi en su totalidad con generación propia.
A pesar de que no está lloviendo lo suficiente para los intereses energéticos, en un país donde la base de la generación es hidroeléctrica, el consumo se sostiene desde las represas del río Negro, Salto Grande y algunas centrales térmicas, dijo a El Observador el vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecoechea.

Uruguay escapa así al mapa regional que muestra dificultades fundamentalmente en Argentina, Brasil y Chile, país que ayer comenzó una campaña de uso eficiente de la energía para evitar el racionamiento.

De Aurrecoechea señaló que está encendida la quinta usina de la Central Batlle y Ordóñez; se importan 70 Megavatios (MW) desde Brasil; las tres represas del río Negro funcionan “a pleno” incluso con Rincón del Bonete con la cota de su lago casi al máximo; genera Salto Grande aunque no a toda máquina y se prendieron dos máquinas de Punta del Tigre, de donde se obtienen otros 200 MW.

Otras centrales térmicas, como La Tablada, están apagadas, por lo que el país tiene aún reserva para enfrentar un consumo mayor, explicó.

En la represa de Salto Grande las autoridades de la Comisión Técnico Mixta (CTM), que tiene representantes de Uruguay y Argentina, decidieron que estén operativas las 14 turbinas pero trabajando al 70% de su capacidad.

Enrique Topolansky, presidente de la representación uruguaya en la CTM, dijo a El Observador que la cota del lago está en su mínimo de 30 metros por lo que se acordó generar “el agua que llegue pero no la del embalse, que se guardará para algún caso de emergencia”.

Señaló también que todos los pronósticos del tiempo que se manejan no prevén precipitaciones para la semana próxima.

Actualmente, Uruguay no vende energía a Argentina y esa exportación se había cortado luego que ANCAP debiera utilizar las reservas de combustibles de UTE para abastecer al mercado local en medio de la crisis del supergás tras la detención de la refinería de La Teja.


Región. Los vecinos también tienen dificultades. El gobierno chileno inició ayer la campaña “Usa bien la energía, sigue la corriente”, con el objetivo de evitar futuros racionamientos eléctricos en el país.

La iniciativa busca también despertar conciencia en la ciudadanía ya que Chile está en un escenario de “estrechez”, señaló el ministro de Energía, Marcelo Tokman. Reiteró que los consumidores residenciales y comerciales no sufrirán cortes ni racionamientos energéticos, porque el gobierno está tomando todas las medidas necesarias para que ello no ocurra y porque ese fue el compromiso de las autoridades argentinas (proveedor de gas), aunque reconoció que la probabilidad de ajustes “siempre existe”. Chile compra a Argentina 22 millones de metros cúbicos diarios de gas.

En tanto, en Argentina el gobierno aplicará multas de al menos US$ 1,6 millones a la petrolera angloholandesa Shell por escasez en el abastecimiento de gasoil, anunció ayer la ministra de Economía, Felisa Miceli.

Las multas se dieron a conocer en el marco de un grave déficit energético en Argentina, que derivó en la restricción del suministro de electricidad y gas a las empresas y privilegiar la entrega a los particulares, en un año electoral.