Uruguay está mejor para enfrentar una crisis

Según los técnicos consultados, no hay, por el momento, señales de que esta crisis haya afectado de alguna manera al país, tanto en una baja de precios de los commodities (carne, lácteos, granos, etc.) como en una reversión de flujos de capital.

Incluso, para algunos analistas podría haber efectos positivos para el país si los problemas en los mercados no persisten. Ayer las bolsas revirtieron su caída tras una semana de desplome (ver nota aparte).

En el Ministerio de Economía se dijo a El País que «no hay una visión alarmista» sobre el fenómeno. Las fuentes señalaron que si bien «es muy prematuro (hacer un análisis) y hay que esperar a ver si sigue», hasta ahora no se ha afectado a la posibilidad de colocar deuda.

El economista Jorge Caumont, dijo a El País que la «semana negra» de las bolsas a nivel mundial, «no es un golpe que tenga efectos permanentes sobre la economía mundial. Sobre todo por las causas por las que se dio. Fueron razones técnicas, hubo una toma de ganancias», luego que las acciones en China sobre todo alcanzaran valores fuera de la realidad.

Técnicos del Banco Central habían trazado un panorama similar. «Fue una corrección, fruto de una visión demasiado optimista de cotización de acciones y bonos que ahora bajan, producto también de alguna baja en la expectativa de crecimiento de la economía de EE.UU.», dijeron

Todos los consultados coinciden en señalar que el país está mejor parado para hacer frente a una crisis bursátil que en 1995 o 1997. Para ello destacan factores que inciden como un mejor manejo fiscal, tipo de cambio flotante y buen nivel de activos de reserva.

El analista para Uruguay del banco de inversión Merril Lynch dijo a El País que «en caso de afrontar un shock negativo se va a sentir muchísimo menos que en el `97».

En eso coincide el economista Adrián Fernández de las consultoras Cinve y CPA/Ferrere. «Si hubiera consecuencias negativas, no serían tan dramáticas como las de la crisis de Asia (en 1997)» dijo a El País.

«La economía regional, y la uruguaya en particular, están en mejor posición. La relación con el tipo de cambio es más equilibrada y si bien hay una relación deuda sobre producto mayor (ver gráfico), está en una situación adecuada y con un superávit fiscal (primario) amplio», agregó.

Por su parte, el vicepresidente para América Latina de la calificadora de riesgo Moody`s, Mauro Leos, dijo a El País que «aun cuando llegara a haber un impacto (en los países de la región por el efecto de la caída de las Bolsas), el choque no sería tan significativo».

Eso se debe a que los países latinoamericanos «se han replegado de emitir deuda en el exterior hacia emisiones adentro de los propios países y a emisiones en el exterior en moneda local».

«Va a seguir habiendo una relativa abundancia de liquidez, pero va a ser más selectiva», agregó el analista.

Para Caumont es probable que no se verifique un incremento de tasas de interés a pagar por colocar deuda por parte de los países emergentes.

COMMODITIES. Otro de los efectos adversos que puede tener la caída de los mercados bursátiles, es una baja en los precios de las materias primas. Las exportaciones uruguayas son básicamente de commodities (como la carne, los granos, lácteos) y una baja abrupta de esos precios podría llevar a frenar el crecimiento económico.

Pero según los analistas esa no es materia de preocupación por ahora.

«Mientras los precios de las commodities estén altos, Uruguay está bien. Todavía el precio de las commodities no ha caído mucho», dijo Goldberg. En tanto Caumont no cree que se vean afectados esos precios.

Por otra parte, la «semana negra» de las Bolsas podría tener efectos positivos para el país.

Según Caumont, se favorecería la paridad cambiaria porque «las monedas se revalúan frente al dólar».

Para Leos, un «efecto interesante» que se puede dar, «es que los mercados diferencien de manera más clara a qué países otorgan los créditos. Aquellos que tienen marcos de políticas económicas más estables, como Uruguay, se verían beneficiados a diferencia de los que solo tienen buenos resultados pero con dudas sobre las políticas». En ese grupo incluyó a Argentina.

Agregó que «existe capacidad de manejo por parte de las autoridades y los recursos para hacerlo» en caso de que los mercados le den la espalda a Uruguay.