Uruguay fijó metaspara presidir el Mercosur

 El Mercosur no está en una buena situación, hay una agenda incumplida, y Uruguay quiere impulsar el cumplimiento de las metas, tanto en zona de libre comercio como en cuanto a unión aduanera, admitió el diplomático uruguayo.

Durante la presidencia uruguaya, que comenzó el viernes 1º de julio, también se plantea volver a considerar la reforma institucional, y la mejor forma es primero fijar una agenda y después abordar las negociaciones, sostuvo.

En la relaciones internacionales del bloque, la actitud de la presidencia semestral será predicar más calma en la agenda internacional, tener una política más centrada, no tratar de abrirla demasiado, para que no nos desborde el tiempo de las negociaciones hacia el interior el Mercosur.

De todas formas, seguramente se retomarán en setiembre las negociaciones con la Unión Europea (UE) hacia la formación de una zona interregional de libre comercio, suspendidas desde al año pasado, anunció.

La incertidumbre sobre el flujo intrazona es un factor inhibitorio para los inversionistas que prevén instalarse en el país y en la región, subrayó Amorim.

Obtener inversiones es de interés de Uruguay, y también para la consolidación de la Unión Aduanera del Mercosur, por eso hay que avanzar en la eliminación de obstáculos a la libre circulación de mercaderías, enfatizó.

Si bien el cronograma de desgravación arancelaria se cumplió en el proceso de liberación comercial, hay sectores que se han integrado y eso provoca trabas prácticas para la libre circulación de mercaderías, anotó.

Una tarea pendiente hacia el perfeccionamiento del libre comercio y de la unión aduanera es la fijación de un cronograma para eliminar el doble cobro del AEC, alertó Amorim.

En esa dirección, hay que cumplir varias etapas, como completar el Código Aduanero común, la interconexión de las aduanas, y definir la redistribución de las rentas aduaneras, detalló. AFP