Uruguay firme: con cortes no se negocia

Fuentes de gobierno señalaron que, pese a las expectativas depositadas en las gestiones del facilitador, no se avizora una pronta salida del conflicto. La piedra en el zapato para Uruguay continúa siendo el bloqueo que hoy se anuncia total.

Más temprano el canciller Reinaldo Gargano había transmitido la preocupación por alcanzar una resolución al diferendo. «Lo que es necesario es terminar con este absurdo diferendo que ha creado una situación muy perjudicial para el Uruguay, muy perjudicial», apuntó el canciller.

Propuestas como la de integrar al diálogo a la empresa Botnia, o aún al gobierno finlandés, no son rechazadas por el gobierno uruguayo. En tal sentido fuentes de la Cancillería señalaron que si existe voluntad de la empresa y del Ejecutivo finlandés en participar de la salida, serán bien recibidas aunque Uruguay no salga a buscarlas.

EN SUÁREZ. Puntual, como es su costumbre, llegó el embajador Juan Antonio Yáñez Barnuevo en el vehículo de la Embajada de España a la residencia de la avenida Suárez. Sobre la hora 17.30, como estaba previsto, comenzó la reunión.

El presidente Vázquez recibió al diplomático junto al secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y el secretario general de Cancillería, José Luis Cancela. Luego de hacer una breve pausa para camarógrafos y reporteros gráficos, comenzó la reunión a puertas cerradas.

A la hora 18.45 el automóvil diplomático abandonó la residencia presidencial. Desde el asiento trasero Yáñez Barnuevo sonrió y ensayó un saludo por la ventanilla.

Unos segundos después el director de Sepredi (prensa), José Luis Veiga, les anunció a los periodistas que no habría declaraciones de ningún representante del gobierno. El embajador español partiría poco después a Buenos Aires, para retomar los contactos con el canciller Jorge Taiana y, posiblemente, con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, con quien no llegó a entrevistarse el lunes.

Mañana Yáñez Barnuevo regresa a Montevideo. Para entonces el enviado del rey Juan Carlos contará con un panorama más completo y, tal vez, mayores certezas sobre las bases del futuro diálogo.

No ha trascendido aún qué se habló durante la hora y cuarto que duró la reunión.

Lo más parecido a una propuesta que maneja Uruguay para salir del conflicto fue recordada ayer mismo por el canciller Gargano. «Uruguay tiene una propuesta que ustedes conocen desde hace ya más de un año y medio. Es la de acceder que se monitoree de forma conjunta por Argentina y por Uruguay, tanto la construcción de la planta de Botnia, como su gestión, su trabajo normal. Es una medida de muy vasto alcance, un poco inédita en lo que dice en relación con los vínculos internacionales», puntualizó el ministro Gargano.