Uruguay fue incluido como paraíso fiscal en nueva lista.

Los esfuerzos del gobierno por cumplir con los requerimientos de la OCDE para que Uruguay se libre de la etiqueta internacional de “paraíso fiscal” no le permitieron al país escaparse de integrar una nueva lista negra tributaria, esta vez elaborada por la red internacional de ONG Tax Justice Network (TJN).
A partir del hecho de que los listados divulgados en abril por la Organización de Cooperación y de Desarrollo Económicos (OCDE) –en los cuales fue incluida una treintena de jurisdicciones financieras– emplea criterios “inapropiados” e “insuficientes”, la red de ONG elaboró un categorización alternativa con 60 jurisdicciones clasificadas según un índice de “opacidad financiera”, que tiene en cuenta el grado de secreto financiero de un Estado y su peso en las finanzas internacionales.

Ocupando la trigésima posición, Uruguay tiene una tasa de opacidad financiera de 87%, mientras que la de Suiza –que ocupa el tercer lugar– es de 100%. Solo otros dos países latinoamericanos figuran en la selección: Panamá y Costa Rica.

La situación de Uruguay se fundamenta en que garantiza el secreto bancario, no tiene un registro público de las sociedades financieras y no cumple lo suficiente con las reglas internacionales en materia fiscal. Además, el informe apunta que el país “tiene pocos acuerdos de información tributaria” y “no exige que el beneficio de la propiedad de las compañías sea incluido en los registros públicos”. “Uruguay está muy lejos de ofrecer transparencia financiera”, concluye el informe.

De las doce variables estudiadas, Uruguay tiene puntajes satisfactorios en solo dos. La primera es que respondió a uno de los pedidos de información de la TJN y, la otra, que no permite la creación de protected cell companies (de tipo offshore, y que autorizan la separación de los bienes en diversas particiones donde si una se vuelve insolvente, los acreedores no pueden recurrir a los activos de las demás).

Por otra parte, la experta en tributación internacional Eliana Sartori, de la consultora PricewaterhouseCoopers, dijo a El Observador que el gobierno “ha dado muestras concretas, no solo declaraciones” de querer cumplir con los requerimientos internacionales y destacó que, si bien a nivel local las empresas unipersonales no publican sus balances, las sociedades anónimas figuran en los registros oficiales y son sometidas a auditorías.

Avances. Para salir de la “lista gris” de OCDE de estados que no colaboran con información tributaria, se deben firmar acuerdos de intercambio de información fiscal con otros 12 territorios. Uruguay tiene vigentes dos desde hace dos décadas: uno con Alemania y otro con Hungría, y en el último trimestre se firmó uno con México y otro con España, aún no ratificados por el Poder Legislativo debido al receso parlamentario.

Además, el director nacional de Rentas, Nelson Hernández, dijo a El Observador que “están muy avanzadas” las negociaciones con Portugal para firmar un nuevo convenios de ese tipo.

También se renegocian las condiciones vigentes del que rige con Alemania. “Falta el acto formal de que las autoridades los firmen, pero ya se ha llegado a un acuerdo total en cuanto a sus contenidos”, dijo el jerarca.