Uruguay insiste en la libre circulación de bienes

Uruguay planteó ante el Consejo del Mercado Común la pertenencia de firmar un acuerdo dirigido a que a partir del 1º de enero de 2009 rija en el Mercosur un cronograma gradual de libre circulación de bienes que elimine progresivamente la doble cobranza del Arancel Externo Común (AEC) a productos que circulan en el interior del bloque. No obstante, el planteo corre serio riesgos de no prosperar, porque Paraguay entiende que este sistema le implicaría serios perjuicios en materia de ingresos de renta aduanera.
Paraguay exige la distribución equitativa de los ingresos aduaneros del bloque para aprobar esta medida, anunció ayer la canciller paraguaya, Leila Rachid.

Anoche, al cierre de esta edición el debate continuaba.

Rachid explicó que Paraguay quiere una supresión gradual y subordina el proceso a cuatro condiciones explicó Rachid: 1) la existencia de un código aduanero común; 2) la informatización plena que transparente la gestión de todas las aduanas; 3) la existencia de un arancel común; y, 4) saber cómo se distribuye la renta aduanera.


Firmeza. El ministro de Economía, Isaac Alfie, dijo a El Observador que la propuesta uruguaya fue presentada con firmeza tanto por él como por el canciller Didier Opertti.

Explicó que Uruguay llegó con la convicción de cerrar un compromiso de liberalización impositiva que permitirá al país absorber mayores flujos de inversión extranjera, desarrollar su industria y competir productivamente.

Uruguay quiere la liberalización automática a partir del 1º de enero de 2006 para aquellos bienes que ya exhiben arancel cero. Adicionalmente, se propone que tres anos después rija un plan de liberalización gradual, que en principio involucrará a los bienes con 2% y 4% de arancel, que según Alfie son los que más interesan a Uruguay (materias primas e insumos industriales básicos).

Para Alfie Paraguay debería comprender que la eliminación de la doble imposición de tributos aduaneros favorecerá a las economías de menores escala del bloque y, adicionalmente, mejora la posibilidad de acuerdos con el trabado con la Unión Europea.

Por su parte, el director de Industria, Washington Durán, explicó que la propuesta uruguaya contempla que los cuatro países incorporen a su normativa un nuevo código aduanero, un mecanismo para la distribución de la renta aduanera y un plan de interconexión de los sistemas informáticos.