Uruguay mira hacia Doha por alimentos

«La disminución de aranceles, la eliminación de los subsidios a las exportaciones y la reducción significativa de medidas de ayuda interna que distorsionan la producción y el comercio por parte de países desarrollados, redundará en una reforma fundamental del mercado agrícola mundial», sostuvo en su discurso ante la asamblea de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación.

La «inseguridad alimentaria es un problema que el mundo viene tratando desde la fundación misma de la FAO, y al parecer seguirá siendo un problema grave en las próximas décadas», afirmó Toma. «Uruguay es un neto exportador de alimentos, por lo cual la coyuntura actual le es comercialmente favorable. Pero la suba de precios internacional de los alimentos arrastró consigo a los precios internos, con el consiguiente perjuicio para los sectores de menores recursos de su población», agregó.

Según un esbozo de la declaración de la reunión reportado por la agencia AFP, la FAO se compromete a «usar todos los medios disponibles para aliviar la crisis actual, estimular la producción de alimentos y aumentar las inversiones en agricultura para alcanzar una producción duradera para las generaciones presentes y futuras».

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió el miércoles en la cumbre de la FAO en Roma que el mundo está ante la grave crisis alimentaria. La actual escalada del precio de los alimentos (+ 53% en los primeros cuatro meses del 2008) afecta los países más pobres. Ban Ki-moon lanzó una alarma: «No podemos fracasar. Es una lucha que no podemos perder, el hambre crea inestabilidad y tenemos que reaccionar unidos e inmediatamente».