Uruguay pasa a la ofensiva y limita importaciones desde Argentina

Un decreto divulgado ayer por la Presidencia de la República estableció que el Poder Ejecutivo podrá fijar un “arancel menor o igual” a la Tasa Global Arancelaria a las importaciones originarias de Argentina cuando se cumplan determinados requisitos.

En particular, la disposición aludió a aquellos productos fabricados en “algunas de las zonas” de promoción industrial de Argentina instaladas en las provincias de La Rioja, San Luis, San Juan o Catamarca o “es producido por grupos económicos con plantas instaladas en dichas zonas”.

El decreto también refirió a aquellas exportaciones de productos “sujetas en ese país” a una tasa de retención mayor o igual a 10%.

Asimismo, la disposición comprende a aquellas importaciones procedentes de Argentina que representan “por lo menos” el 30% del valor total de las importaciones de Uruguay “del producto clasificado en su misma posición arancelaria”.


Desventajas. En esa dirección, los empresarios uruguayos que se sientan perjudicados podrán solicitar “la fijación de un arancel”, indicó el decreto.

La resolución se tomó al concluirse que las zonas de promoción industrial y las retenciones a las exportaciones en Argentina “distorsionan” el comercio bilateral y “colocan” a los productores locales en una “posición desventajosa” para competir”, agregó el texto.

Una fuente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) afirmó a El Observador que desde la crisis financiera de 2002 “se empezaron a sacar” medidas que “tienden” a desalentar la competencia desleal de productos fabricados en las denominadas zonas de promoción industrial de Argentina. Uno de los sectores más afectados, y que será incluido en el nuevo régimen, había sido el de la industria harinera. (Ver apunte).

Mientras tanto, fuentes de la Cámara de Industrias indicaron que con el decreto se pretendió “arancelizar” los derechos específicos vigentes.

Las fuentes acotaron que como el régimen de derechos específicos contemplaba un “conjunto” de excepciones se “busca evitar” que éstas existan.

Asimismo, expresaron que con la disposición también se desalienta los subsidios “cruzados” entre empresas instaladas las zonas de promoción industrial de dichas provincias argentinas y aquellas que no están comprendidas en esas áreas.

Por su parte, la comisión de comercio exterior de la Cámara de Industrias todavía no había analizado ayer el decreto, según se indicó a El Observador.