Uruguay peleará en el Mercosur por arancel

EL PLANTEO fue realizado originalmente en enero por el gobierno de Luiz Inácio Lula Da Silva junto a otro planteo para reducir el porcentaje de componentes nacionales exigidos a los socios menores para que sus productos puedan ser comercializados en los demás países sin pagar doble arancel. Ambas ideas fueron vetadas por el gobierno de Néstor Kirchner, quien personalmente argumentó que las iniciativas iban en contra del espíritu del Mercosur. Las propuestas serán retomadas hoy en el marco de la V Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común.
En plena crisis por las papeleras, Kirchner y Vázquez no dialogaron en ningún momento y hasta hubo críticas del venezolano Hugo Chávez por las quejas de los países menores.
Con el objetivo de desbloquear el enfrentamiento se creó un grupo de trabajo integrado por los viceministros de Economía y Relaciones Internacionales de cada país que ayer tuvo la oportunidad de dialogar con los técnicos de todos los países miembros, quienes efectuaron una reunión previa en Asunción para preparar el encuentro de hoy.
La propuesta brasileña, que hoy volverán a impulsar los gobiernos de Uruguay y Paraguay, supone adelantar la eliminación del doble cobro del AEC, que según lo programado por el bloque, debería ponerse en práctica a partir del año próximo, una vez que entre en vigor el nuevo código aduanero.
En caso que Argentina vuelva a oponerse, el gobierno de Lula ha manifestado su intención de aplicarlas unilateralmente si no se llega a un acuerdo.
Además de la eliminación del doble arancel y la facilidad para exportar productos mediante la reducción de porcentajes nacionales, el gobierno uruguayo aspira a obtener la autorización formal del Mercosur para ampliar su capacidad de negociación con terceros países. Si bien el gobierno de Vázquez ha cerrado acuerdos en los últimos meses con Chile y los países árabes, la normativa del Mercosur le impide avanzar en Tratados de Libre Comercio u otras medidas comerciales que permitan profundizar las ventajas para el país.
Por otra parte, los ministros buscarán avanzar en la definición de propuestas de obras para ejecutar los recursos provenientes del Fondo de Convergencias Estructurales del Mercosur (Focem), los cuales serán desembolsados para realizar diversas obras en los países menores. Según publicó ayer el sitio Montevideo.com, el canciller paraguayo Rubén Ramírez precisó que la expectativa es «firmar el acuerdo financiero de los desembolsos para el inicio de las obras aprobadas».
La incorporación plena de Venezuela y el «ajuste» de detalles para la Cumbre de Presidentes que se celebrará a fines de junio también serán temas a abordar por los ministros de Economía y Relaciones Exteriores de los países del bloque y sus asociados. La preparación de la próxima Cumbre resulta de particular importancia para el gobierno uruguayo, dado que en dicha ocasión el presidente Tabaré Vázquez asumirá la Presidencia Pro Témpore del Mercosur.
Por otra parte, los ministros de Economía y Relaciones Exteriores de Bolivia y Ecuador, que no son miembros plenos, plantearán al bloque la necesidad de instaurar un Banco del Sur, tomando como base una idea promovida por Venezuela y Argentina. El 3 de mayo pasado todos los ministros de Economía del bloque y sus socios, con excepción de Uruguay, se reunieron en Quito para comenzar a analizar la propuesta que financiará proyectos regionales.