Uruguay planea salir de ‘lista gris’ de OCDE a mitad de año

El gobierno espera lograr a mediados de año la firma de los 12 convenios de intercambio de información tributaria que exige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para retirar a Uruguay de su “lista gris” de países “poco colaboradores” en el combate de la evasión fiscal. El grupo de trabajo integrado por funcionarios de los ministerios de Economía, de Relaciones Exteriores y de la Dirección General Impositiva rubricaron el martes el acuerdo técnico con Corea del Sur, que se suma a los ya alcanzados con Alemania, Hungría, México, España y Portugal, informó a El Observador una fuente oficial vinculada al proceso.
Además, la próxima semana se sumarán los convenios con Bélgica y Malasia, en febrero, Malta y Suiza, y en marzo, India y Finlandia.

También se iniciaron conversaciones con Vietnam, Costa Rica y Ecuador. “Tenemos en análisis entre 14 y 15 convenios, contando los ya firmados”, sostuvo el informante que prefirió mantener el anonimato.

paso a paso. El convenio técnico es la primera etapa de las tres que componen el proceso de acuerdo de intercambio de información tributaria entre los firmantes.

El segundo paso es la ratificación por parte de los gobiernos de cada país, tras lo cual se inicia el trámite parlamentario para su aplicación definitiva.

Los tratados suscritos con Alemania y Hungría están plenamente vigentes y operativos, aunque en el primero de los casos se realizó una modificación que requirió repetir el proceso. Se espera que en breve ingrese nuevamente en la etapa de ratificación parlamentaria.

También ya están a consideración de las legislaturas los textos refrendados por México y España.

En el caso de Portugal faltan algunos ajustes menores vinculados a correcciones en las traducciones que permitirán finalizar la etapa técnica, por lo que se asume su pronta aprobación, dijo la fuente.

Estratégico. La definición de los países escogidos para negociar los pactos de intercambio de información es estratégica para el gobierno, ya que las implicancias van más allá de evitar la doble imposición tributaria de personas físicas y jurídicas que operen en los dos países involucrados.

De hecho, cada acuerdo determina la derogación a efectos fiscales del secreto bancario que rige en Uruguay por solicitud de la contraparte, informó la fuente oficial.

Es debido a esto que en el gobierno se planteó la necesidad estratégica de que ni Argentina ni Brasil estén en la agenda de países incluidos en las negociaciones.

Si bien Argentina solicitó tramitar el intercambio de información tributaria, el Poder Ejecutivo no dará curso a esa petición.

El argumento oficial que emana de Cancillería –que es el representante del Ejecutivo que lidera las negociaciones– apunta a que existen “muchísimos temas previos” a solucionar antes que este, aunque subyace el hecho de que Uruguay tradicionalmente ha sido refugio de fondos de ese país que escapan de la inestabilidad jurídica que encuentran en la vecina orilla, argumentó el informante. La presión de Argentina y de Brasil en el seno del G20 había sido el detonante para que Uruguay fuera incluido en abril de 2009 en la “lista negra” de paraísos fiscales de la OCDE, de la cual fue retirado para incorporarse a la “lista gris” en la que permanece actualmente.