Uruguay planteó amplia oferta de monitoreo conjunto de Botnia

El supuesto clima de tensión al que aludieron los medios de prensa argentinos sorprendió a la delegación uruguaya en Nueva York. «El intercambio fue tan cordial como siempre, en ningún momento hubo declaraciones agraviantes de ninguno de los dos países», aseguró una fuente oficial a El País.

Esta segunda ronda de diálogo permitió avanzar sobre toda la agenda, los cuatro puntos básicos de la Declaración de Madrid del 20 de abril pasado. Si bien Argentina insistió mucho en el primer punto, el referido a la localización, nunca llegó a utilizar el vocablo «relocalización» durante la reunión, aseguraron fuentes allegadas a la delegación uruguaya.

A su turno, Uruguay preguntó a Argentina acerca de las medidas que había dispuesto para hacer cumplir el laudo del Tribunal Arbitral del Mercosur, en otras palabras, para impedir el bloqueo aún vigente. Pero uno de los puntos en los que la delegación uruguaya que encabezó el embajador José Luis Cancela puso especial énfasis fue en el punto D de la Declaración de Madrid: «protección ambiental del río Uruguay y la promoción del desarrollo sustentable de sus áreas de influencia». En ese punto Uruguay volvió a poner sobre la mesa su oferta de monitoreo conjunto, «en su forma más amplia y contemplando todas las variables posibles», agregaron las fuentes.

Este intercambio, según expresa la declaración conjunta que suscribieron los dos países al cabo de la reunión, contuvo «presentaciones cuyo contenido será objeto de estudio por sus respectivas autoridades».

En un mes los grupos técnicos volverán a reunirse. Nuevamente será el facilitador español quien fijará fecha y lugar.

objetivo: Finlandia. Mientras el diálogo se abría por segundo día en Nueva York, algo más de medio centenar de asambleístas «copaba» la avenida Santa Fe al 846, donde se ubica la Embajada de Finlandia. Los activistas de Gualeguaychú tenían el propósito de instalar un «fogón ambiental» y desplegar una parrilla con chorizos, así como exhibir alimentos producidos en la localidad entrerriana. Pero la Policía se los impidió y debieron contentarse con manifestar su rechazo a Botnia exhibiendo, además de las típicas pancartas, una gran bandera finlandesa a la que agregaron una fotografía de Adolf Hitler y la leyenda de «Finlandia genocida».

Los manifestantes pidieron a viva voz una entrevista con la embajadora Ritva Jolkkonen, pero la diplomática se encontraba ausente dado que participaba en una reunión con los cónsules honorarios destacados en Argentina, Uruguay y Paraguay. Tampoco se encontraba, y por los mismos motivos, la primera secretaria de la Embajada, Petra Theman, por lo que los manifestantes debieron conformarse con entregar su petitorio a un funcionario de la representación.

La de ayer fue la séptima manifestación ante esa sede. La mayoría ha coincidido con etapas de importancia dentro de la evolución del conflicto entre Uruguay y Argentina.