Uruguay podría apelar a un arbitraje por Motociclo

La Cancillería uruguaya aguardará en la próximas 48 horas una respuesta del gobierno argentino que destrabe las exportaciones de bicicletas de Motociclo, y si no aparecen soluciones planteará la controversia en la Comisión de Comercio del Mercosur y pedirle que se pronuncie, informaron a El País fuentes oficiales. Mientras la planta industrial de Motociclo permanece cerrada desde ayer, y las licencias de unos 300 empleados fueron adelantadas, el ministro de Industria, José Villar, reiterará hoy un pedido que formuló a la Secretaría de Industria de Argentina, para que envíe un cronograma de acciones por el cual se destrabe el ingreso de las bicicletas a su país. De forma paralela, los servicios técnicos de la Cancillería uruguaya se pondrán en contactos con sus pares argentinos, a fin de analizar la situación en una «etapa técnica», explicaron las fuentes. «Necesito pensar que sí, que esto se va a solucionar, porque hoy el problema es serio, pero si no se soluciona va a ser muy serio», remarcó el ministro Villar al término de un encuentro que mantuvo ayer con el canciller Didier Opertti, con el vicecanciller Guillermo Valles, y con los tres principales ejecutivos de Motociclo. ETAPAS. Durante la reunión, los empresarios y los jerarcas analizaron la situación, y tomaron nota de lo que podrían ser los principales puntos del planteo formal que Uruguay planteará a la Comisión de Comercio del Mercosur, en caso de que no surjan soluciones en las próximas 48 horas. «Ya a esta altura pensamos que no van a responder», estimó el presidente del directorio de Motociclo, Leonardo Rozenblum. El empresario se manifestó conforme con la actuación del gobierno uruguayo. «Desde el punto de vista empresarial, nosotros hubiéramos hecho otra cosa, pero hay que entender que los gobiernos y los Ministerios se manejan de otra forma, y evidentemente saben lo que hacen», argumentó. La Secretaría de Industria de Argentina se había comprometido a enviar antes del viernes pasado un cronograma de acciones para destrabar la situación. Las exportaciones de Motociclo hacia Argentina —principal mercado— se trancaron desde que comenzó el año, en virtud de nuevas disposiciones de controles de seguridad que determinó ese país. Los representantes de Motociclo han sostenido que no se oponen a los controles, pero han indicado que el problema es que no han tenido una respuesta clara desde Argentina sobre cuál es el organismo que se encargará de llevarlos a cabo, ni sobre la forma en que lo hará. La posición del gobierno uruguayo es que la aplicación de nuevas disposiciones técnicas de seguridad debe ser objeto de tratamiento en un ámbito cuatripartito, entre todos los socios del Mercosur. La Cancillería analiza la situación con carácter urgente, si bien procura una salida diplomática que aquiete las aguas entre Uruguay y Argentina, cuyos gobiernos mantienen una tensa relación, explicaron las fuentes. SITUACION. Motociclo fabricaba, hasta el viernes pasado, 2.500 bicicletas por día. Desde ayer, cerró su planta industrial, en virtud de que ya no tiene lugar para depositar las bicicletas. Las licencias de unos 300 empleados fueron adelantadas debido a la suspensión de actividades. En diciembre de 2003, la empresa uruguaya exportó 50 mil unidades hacia Argentina, y la interrupción de ese flujo comercial provocó, hasta el momento, el envío al seguro de paro de 70 trabajadores.