Uruguay presenta el mejor clima económico regional

Uruguay atraviesa un “boom económico” y se desprende de la suerte del continente, que luego de un período de importante crecimiento y expectativas al alza se adentra en una “zona de deterioro” amenazando los altos niveles de crecimiento de la región, afirmó la Encuesta Económica de América Latina realizada por la Fundación Getulio Vargas de Brasil junto con el Instituto de Estudios Económicos de la Universidad de Munich.
El Índice de Clima Económico (ICE) uruguayo contenido en la publicación registró un promedio de 8,0 puntos en el año móvil finalizado en julio, posicionando al país como el más promisorio de América Latina en cuanto a la evolución de sus condiciones económicas, superando a Perú y Brasil, que registraron un promedio de 7,4 puntos y 6,2 puntos, respectivamente.

La economía local presentó un aumento de la calificación de su situación actual en el trimestre mayo-julio, con un aumento de 7,0 a 9,0 puntos, ubicándose en el máximo registro de la escala. En tanto, la medición de las expectativas de los analistas para los próximos seis meses retrocedió de 9,0 a 7,0 puntos en el mismo período, manteniéndose por encima de la media del continente (5,7 puntos).

Argentina, por su parte, ocupó el último lugar de las 12 economías más grandes de América Latina, con 2,7 puntos. El dato anualizado ubica al vecino país en el penúltimo puesto, superando solamente a Ecuador.

El valor máximo que puede alcanzar el ICE es de 9,0 puntos, e indica una evolución favorable en materia económica y una perspectiva al alza en materia de crecimiento de la actividad en el país. En cambio, un registro inferior a 5,0 puntos augura una contracción en el ciclo económico, con una desaceleración de su crecimiento y en el peor de los casos, un retroceso de la actividad.

Una región dispar. Con una situación actual aún favorable, pero con un creciente pesimismo en cuanto a las expectativas de crecimiento, América Latina es catalogada por el estudio como una región “en deterioro”, que se adentra a “una fase descendente del ciclo económico”.

El Ííndice de Situación Actual del continente tuvo un leve retroceso de 5,8 a 5,7 puntos de abril a julio, manteniéndose aún dentro del rango satisfactorio. En tanto, el Ííndice de Expectativas registró una caída de 4,0 a 3,4 puntos en el mismo período, manteniendo la trayectoria a la baja comenzada en abril de 2007. La evaluación de la situación presente de los distintos países ubica a Uruguay (9,0), Perú (8,3) y Brasil (7,2) en los primeros tres lugares, y a Ecuador (3,2), Argentina (3,7) y Bolivia (4,0), en los tres últimas posiciones.

En tanto, una lectura de las expectativas a futuro depara para Perú (7,2), Uruguay (7,0) y Paraguay (6,6), los mejores augurios en materia de crecimiento, y a Argentina (1,7) y México (2,6) los reveces más preocupantes del continente.