Uruguay presentará una lista amplia de productos a negociar con EEUU

Con el espaldarazo que los presidentes Tabaré Vázquez y George Bush dieron el 10 de marzo a las relaciones bilaterales, los Ministerios de Economía, Ganadería, Industria y Relaciones Exteriores, preparan la agenda de temas que analizarán en Washington con sus pares norteamericanos en el marco del TIFA (Trade Investment Framework Agreement).
La delegación norteamericana volverá a estar encabezada por John Veroneau, subdirector de la oficina comercial, mientras que Uruguay estará representado por el ministro, Danilo Astori, y también puede viajar el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, quien el 25 de enero firmó el acuerdo TIFA en Montevideo.

La idea de Uruguay es “meter por esa vía lo más que se pueda”, dijo una fuente oficial a El Observador al explicar que el objetivo es abrir el mercado norteamericano lo “más que se pueda” para los productos de exportación.

El encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Uruguay, James Nealon, dijo ayer en conferencia de prensa que los presidentes al juntarse “marcan la cancha y dan el rumbo” a los técnicos que deberán avanzar “grupo por grupo y ver hasta donde podemos llegar”. Señaló que se aspira a “profundizar aún más las relaciones comerciales” y consideró que los dos equipos de gobierno “son muy pragmáticos”.

El ministro de Ganadería, José Mujica, planteó “cuadruplicar la cuota” de 20.000 toneladas de carne que Uruguay exporta a EEUU libre de arancel. Nealon, señaló que las cuotas se manejan a través de la Organización Mundial de Comercio, por lo que los presidentes, en este caso Bush, “no podría aumentar ese cupo de un día para el otro”. El planteo de Mujica apuntó a obtener la parte de la cuota que tienen otros países y que no la cumplen.

Ambos gobiernos ajustan el temario y ajustan la fecha de la primera reunión de la comisión que creo el TIFA que será en Washington en abril o mayo. Algunos ministros y empresarios tienen esperanzas que el TIFA se convierta en un TLC (Tratado de Libre Comercio), camino que fue abortado por el gobierno.


Planteos. En Anchorena, Bush recibió de parte del gobierno uruguayo una serie de planteos vinculados a la exportación de software, arándanos, carne y textiles, sector que reclamó un TLC para “salvar” a la industria que da empleo a 12.000 personas.

El subsecretario de Ganadería, Ernesto Agazzi, dijo ayer a El Observador que con EEUU hay varias líneas de negociación, y una de ellas es el TIFA. Señaló que en todos los casos “se busca ampliar lo que se vende e ingresar con productos que aún no lo hacen”.

Explicó que hay gestiones para colocar carne ovina y se mostró optimista de culminar esa negociación en forma exitosa. Ese trámite se inició en 1992, recordó Agazzi, y ahora, tras el interés mostrado nuevamente por Uruguay, se logró que una misión técnica llegara al país para hacer un “análisis de riesgo para la economía de EEUU” del impacto que supondría que Uruguay venda carne de oveja. El encargado de Negocios de EEUU, comentó ayer que los integrantes de esa delegación se “fueron contentos”.

También hay gestiones para colocar lácteos, cítricos y arándanos, productos que son “trancados”. Agazzi afirmó que “EEUU no es respetuoso del libre comercio” y con ese antecedente un TLC con Uruguay “no es viable”. “No es una posición ideológica” aclaró, “simplemente un acuerdo de ese tipo es como si un grandote jugara al básquetbol con un enano”, graficó.