Uruguay protestó por subsidios y reclamó acceso a mercados

El canciller Reinaldo Gargano abogó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) por la eliminación de las barreras comerciales como la mejor receta para fomentar el desarrollo, particularmente en América del Sur. También repartió críticas a países poderosos, a organismos internacionales de crédito y reivindicó al Mercosur como “la opción estratégica” de la política exterior de Uruguay.
En su discurso en la sede de la ONU en Nueva York, el ministro preguntó ¿cuáles fueron las causas del subdesarrollo? tras lo cual disparó contra organismos como el Banco Mundial o el FMI cuyas recetas “en lugar de conducir al desarrollo, destruyeron aparatos productivos en regiones enteras del planeta, generando desempleo, aumentando la pobreza y concentrando la riqueza”.

También apuntó sus críticas al doble discurso y al proteccionismo a la producción agrícola que aplican EEUU y la Unión Europea.

“Lo que importa sustancialmente es que existan normas de comercio justas y no que se predique la apertura incondicional de los mercados bajo el pretexto de la libertad de comercio y se practique al mismo tiempo la más cruda y despiadada protección a los aparatos predominantes del mundo”, afirmó.

Gargano explicó que “los países en desarrollo no necesitan tanto que les ayuden, sino que se les garantice un acceso libre a los mercados”, sostuvo el ministro.

Aseguró que un comercio “efectivamente libre” evitaría a los países más pobres tener que recurrir al crédito internacional y les permitiría generar los recursos necesarios para desarrollar sus economías.

Añadió que la eliminación de los subsidios agrícolas a los productores europeos y estadounidenses beneficiaría especialmente a los países de América del Sur que poseen “todos los recursos naturales que en el mundo se dan”.

En su discurso ante la ONU, Gargano señaló que Uruguay aplicó “un modelo económico ajeno y contrario a los intereses de la región y su gente”. Luego reseñó algunas políticas (educación, salud) que aplica el gobierno tras recibir un país con un millón de pobres en una población de 3.4 millones.

Pero el ministro también habló de América Latina. “Con reservas energéticas para más de 100 años, con posibilidades de producir alimentos para 4.000 millones de personas, primera reserva mundial de agua dulce, con formidables recursos minerales, (la región) podría despegar de forma decisiva y ya mismo eliminar la pobreza”.

En contraste – dijo– se da la situación “insensata y criminal” de que más de la mitad de sus 400 millones de habitantes viven por debajo del nivel de pobreza, advirtió Gargano.

Ante ese panorama, defendió el proceso de integración económico de la región, el Mercosur, al que aseguró sus integrantes defenderán “empecinadamente” para que las “injerencias antidemocráticas y desestabilizadoras fracasen”.

“No debemos olvidar que América del Sur, es hoy un factor de paz y estabilidad política”, apuntó. (Redacción y agencias).