Uruguay rechazará corte judicial supranacional en el Mercosur

El gobierno uruguayo rechazará una iniciativa paraguaya tendente a instalar un organismo de Justicia supranacional en el ámbito del Mercosur, informó ayer el presidente Tabaré Vázquez al Consejo de Ministros. Las autoridades tampoco comparten la posibilidad de asignar mayores potestades al Parlamento del bloque regional, según surgió en la reunión de ayer, dijeron a El Observador algunos participantes.
La creación de un órgano judicial con potestades supranacionales y la posibilidad de que el Parlamento del bloque tome decisiones vinculantes para los estados miembro serán discutidas en la cumbre de presidentes de la organización que se realizará entre jueves y viernes en Asunción.

Uruguay se opondrá a ambas iniciativas hasta tanto los países socios no superen las diferencias comerciales existentes y dejen de lado las medidas proteccionistas que se imponen unos a otros. En el bloque las decisiones deben adoptarse por consenso. Los partidos tradicionales uruguayos también se oponen a una integración de la región a nivel político.

La negativa del gobierno uruguayo a la conformación de una Suprema Corte de Justicia del Mercosur se basa en cuestiones constitucionales internas, pero también en aspectos políticos, dijo el mandatario según los informantes.

Antes de avanzar más en la integración jurídica del bloque, Vázquez advierte que se debe consolidar la integración económica y comercial. El gobierno aspira a que primero caigan las barreras comerciales y se dé paso a una verdadera unión aduanera y a un área de libre comercio.

Corte y Parlamento. El canciller Gonzalo Fernández informó ayer al Consejo de Ministros que en la próxima Cumbre del Mercosur, de los días jueves 23 y viernes 24, se planteará la institucionalización de las reuniones de ministros de las cortes de Justicia de los países miembro.

La iniciativa es de Paraguay y consiste en conformar un órgano consultivo con las máximas autoridades judiciales de cada país socio, para comenzar a estudiar allí la posibilidad de crear una Suprema Corte de Justicia del Mercosur con potestades supranacionales.

Como paso previo, Paraguay propuso aumentar las funciones del Tribunal Arbitral, que hoy se ocupa de solucionar las controversias políticas y comerciales que surgen entre los estados del bloque. El canciller Fernández advirtió que su posición es contraria, entre otras cosas porque viola la Constitución de la República y la separación de poderes allí consagrada. Para aceptar un organismo de Justicia supranacional en el Mercosur habría que reformar la Constitución uruguaya, explicó Fernández.

Lo mismo si se pretende que el Parlamento del Mercosur tenga capacidad legislativa aplicable directamente a los estados miembro. Actualmente este Parlamento es solo consultivo y toda decisión que adopta el Consejo del Mercado Común del Mercosur (máximo órgano de conducción política del bloque) debe ser ratificada por los legisladores de cada país. El presidente Vázquez dijo en su gabinete que comparte la postura de su canciller y agregó que no puede haber un “desfasaje” entre la integración a nivel comercial, político e institucional.

Participantes del encuentro en la residencia oficial de la avenida Suárez aseguraron a El Observador que todo el gabinete se alineó tras la determinación del presidente, quien advirtió, además, que planteará “con firmeza” su posición a partir del viernes, cuando asuma la Presidencia pro témpore del Mercosur.

En las últimas reuniones del Parlamento del Mercosur se planteó otorgar más potestades al órgano legislativo.

A la cumbre de presidentes de jueves y viernes próximos, en Asunción del Paraguay, llegará el planteo de mejorar la relación entre el Parlamento y el Consejo del Mercado Común del Mercosur.

Paraguay propuso crear un grupo técnico entre ambos organismos para definir la forma en que se consulta uno y otro, y cómo cada país adopta las sugerencias o decisiones que toma el bloque regional.

Otra iniciativa que estará a consideración es la representación diferencial de cada país. Hoy cada Estado socio tiene 18 legisladores. Se propone que a partir de 2011 Brasil tenga 37, Argentina 26, y Uruguay y Paraguay sigan con 18.