‘Uruguay será un líder mundial en forestación’

“Uruguay será uno de los líderes mundiales”, afirmó ayer Rainer Haggblom, director de la consultora finlandesa Jaakko Poyry.
Las afirmaciones fueron formuladas durante el Seminario de Inversión y Cooperación entre Uruguay y Finlandia, que se desarrolló ayer en la Cancillería y fue inaugurado por la ministra de Comercio Exterior de aquel país, Paula Lehtomäki, la vicecanciller Belela Herrera y el ministro interino de Industria, Martín Ponce de León.

El gobierno se encargó de defender con énfasis las inversiones de las empresas Botnia y ENCE e invitó a otras firmas a invertir. La forestación mueve en el mundo 2.000 millones de metros cúbicos de madera al año y se prevé que, en breve, el consumo de papel a nivel global alcanzará los 500 millones de toneladas por año.

En ese marco, según los datos manejados ayer, Uruguay producirá más que Argentina. Mientras las plantas de celulosa de este lado del Río de la Plata producirán al año 1,5 millones de toneladas, las argentinas, sumadas, rondarán el millón de toneladas. En la región el líder es Brasil, con más de 9 millones de toneladas de producción al año, seguido de Chile, con 5 millones.

Sin embargo, en Uruguay hay 3,5 millones de hectáreas disponibles para forestar, de las cuales hoy solo hay plantadas 790.000. Para los expertos que expusieron ante empresarios nacionales y extranjeros el futuro de esta industria, el potencial de Uruguay “es enorme”.


Líder mundial. Los empresarios finlandeses explicaron que el futuro de la industria forestal se encuentra en la producción de celulosa y papel en base a “plantaciones de crecimiento rápido”, con eucaliptos y pinos que crezcan en un promedio de siete u ocho años, como en esta zona del mundo, y no como sucede en el Hemisferio Norte, donde los mismos árboles necesitan entre 70 y 80 años para madurar completamente.

Los bosques naturales de Canadá, Estados Unidos y Europa “están saturados y al tope de su capacidad de producción”, explicaron. Por esta razón, las empresas cierran sus plantas en el Norte e invierten en Sudamérica y Oceanía.

En ese marco, Haggblom dijo que Uruguay “será uno de los líderes mundiales” en el rubro. El consultor agregó que la idea de que estas industrias “sucias” mudan sus plantas al Sur porque en el Norte ya no las autorizan, “es un mito”. “Llegan a estas latitudes por mejor competitividad y menor costo debido a lo rápido que crecen los árboles”, sentenció. Respecto al peligro de contaminación, insistió en que utilizan la mejor tecnología que existe. “Yo nací cerca de una planta de estas y aquí estoy”, dijo.

En Sudamérica el lugar ideal para producir celulosa es Uruguay, el noreste de Argentina, el sureste y noreste de Brasil y Chile. Estos países serán los grandes productores para los mercados de Europa, Norteamérica y China. “Hoy la mejor producción maderera sale de Uruguay”, concluyó el consultor finlandés.