Uruguay tendrá siete pasteras en futuro cercano

Fuentes de gobierno informaron a planB que seis empresas comunicaron su interés de instalarse en Uruguay para realizar la misma actividad que Botnia.
Los casos ya conocidos son los de la española Ence, la suecofinlandesa Stora Enso y la lusitana Portucel. La primera estaría a punto de obtener el permiso inicial de construcción de su planta en Conchillas, Colonia; la segunda aún evalúa si instalarse en Durazno o en Tacuarembó, y la tercera estudia afincarse en el este, casi con seguridad en Rocha, para contar con la cercanía de un puerto de aguas profundas.
De los otros tres proyectos comunicados a las autoridades, uno pertenece a una firma japonesa; otro a una compañía norteamericana, y el último a Celulosa Argentina; que proyecta ampliar la planta de Fanapel, en Juan Lacaze, para producir 700 mil toneladas de celulosa por año. Cabe señalar que la firma argentina ya encargó a la consultora que realizó el estudio de factibilidad de Botnia una investigación similar que estará pronta en junio de 2008.
Las fuentes señalaron que gran parte de la negativa del gobierno argentino en dialogar radica en su malestar porque estos capitales extranjeros prefieren radicarse en Uruguay en vez de en la vecina orilla. Según indicaron, esta situación no sólo significa la pérdida de inversiones sino también de la posibilidad de producir más energía que permita superar la crisis que padece el país hermano.
En otro orden, hoy la cancillería contará con los informes de sus técnicos para decidir si contesta la nota enviada por Argentina a
La Haya a raíz de la puesta en marcha de la pastera. Antes de concretarse, la resolución será consultada al presidente Vázquez. Mientras, ayer, el presidente en ejercicio, Rodolfo Nin Novoa, se reunió con los líderes de los partidos Nacional y Colorado, Jorge Larrañaga y Julio María Sanguinetti respectivamente, para informarles de lo ocurrido en Chile. Ambos dirigentes respaldaron lo actuado por el gobierno.

ESPERANDO LA BARCAZA
Al cierre de esta edición, la primera carga de celulosa de Botnia ha-_ cia Nueva Palmira no había salido del puerto; la fecha de su partida se mantenía en estricto secreto y ni siquiera la Armada podía aseverar cuando se produciría. Sin embargo, el jefe de relaciones públicas de la Armada, Alejandro Anón, dijo a planB que no se prevé por el momento ningún operativo especial de seguridad, y que ello se definirá en el momento en función de si existen acciones de los asambleístas en al agua. «Lo planificado es que este nuevo tráfico se incorpore al tránsito normal del río Uruguay, cuya vigilancia es compartida por la Prefectura Nacional Naval y la Prefectura Nacional Argentina, que se encargan de la seguridad de los barcos y de la protección ambiental del cauce», afirmó.
Fuentes allegadas a la pastera agregaron que el navio que se encargará del traslado será la barcaza de menor capacidad, que fue alquilada a una firma argentina, matriculada en ese país y llamada Ciudad de Buenos Aires.
Ayer la planta continuó produciendo pasta de celulosa y energía a partir de biomasa en forma intermitente; al tiempo que en Buenos Aires una delegación de 50 miembros de la asamblea ambiental de Gualeguaychú hirvió varios kilos de repollo frente a la embajada uruguaya para «compartir el olor de la chimenea de Botnia»,