Uruguay trepó en el ranking sobre facilidad para hacer negocios.

Dosmedidas, una de ellas cuestionada con dureza por algunos sectoresempresariales, le permitieron a Uruguay dar un salto en el ranking mundialsobre la facilidad para hacer negocios, y de esa forma situarse a media tabla.

Lanueva edición del informe «Haciendo negocios» que elabora el BancoMundial (BM) fue difundida ayer miércoles 20 desde Washington. Se trata de unrelevamiento en 183 países de las regulaciones que afectan a las empresasdurante todo su ciclo de vida, y clasifica las mismas en 11 áreas? trámitesrequeridos para abrir una firma, el acceso al crédito, cómo se resuelve unasituación de insolvencia, el comercio transfronterizo, la protección de lasinversiones, el régimen tributario, entre otras?, aunque este año incorporó unindicador sobre la obtención de conexiones de electricidad. El informe no tieneen cuenta otros aspectos que hacen al entorno para los negocios, como laseguridad, la estabilidad macroeconómica, la corrupción, el nivel deespecialización o la solidez de los sistemas financieros. Según sus autores, lapremisa fundamental de la investigación es que «la actividad económicarequiere de buenas reglas», transparentes e igualitarias para todos, deforma que se eviten costos «no razonables para hacer negocios».

Uruguaypasó del lugar 1079 al 909 en el ranking global (aunque las clasificaciones deaños anteriores fueron ajustadas teniendo en cuenta la adición de ese nuevoindicador, correcciones de datos y modificaciones metodológicas).

ElBM explicó que ese salto ocurrió gracias a dos medidas implementadas en el paísdurante 2010.

Porun lado, Uruguay facilitó la apertura de una empresa al establecer una oficina»Empresa en un Día» donde se centralizan los trámites en una virtualventanilla única. Tras ese cambio, ahora se requieren cinco pasos en lugar de11 para poner en marcha un emprendimiento, y el tiempo requerido se redujo de65 a siete días. En el ranking específico sobre esta variable Uruguay avanzó dela posición 139º a la 32º.

Porotro, el ascenso en el ranking general obedeció a que el país mejoró su sistemade información relativa a los préstamos bancarios al abrir al público el accesoa la Central de Riesgos Crediticios del Banco Central.

Esamedida fue duramente cuestionada por algunos sectores empresariales porentender que afecta la privacidad de las personas.

Eldirector ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados, Julio de Brun, dijo quela difusión de listas de deudores supone «una invasión sobre el derecho deprivacidad» de las personas que surge de la «confusión entre lo quees transparencia y lo que es simplemente acceso a la información de otro conpretextos que no siempre son claros» (ver Búsqueda Nº 1.561).

Parael entonces presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, esamedida supuso «una violación total al derecho a la intimidad consagradoimplícitamente en la Constitución de la República y explícitamente en todos losconvenios internacionales de derechos individuales que ha firmado el Uruguay enámbitos como las Naciones Unidas o la OEA. Es una medida espantosa» (verNº 1.562).

Encambio, otras organizaciones, como la Liga de Defensa Comercial, elogiaron laliberación del acceso a información crediticia, que hasta ese momento era deacceso solamente para los bancos que aportan los datos.

Ranking

Segúnla nueva edición de «Haciendo negocios», en 2010-2011 los gobiernosde 125 economías implementaron un total de 245 reformas regulatorias einstitucionales (la mayoría para simplificar la apertura de una empresa o elacceso al crédito). Eso fue 13% más que en los años tomados para el estudioprevio. Latvia, Macedonia, Islas Salomón, Moldavia, Rusia, Ucrania, Senegal,Santo Tomé y Príncipe y Burundi fueron los países más reformistas, todos concuatro modificaciones que facilitan los negocios.

«Elpaso acelerado» en estos cambios es una «buena noticia para losemprendedores en las economías en desarrollo, porque la instalación de unaempresa puede ser una vía de salida para los pobres, remarcó el BM.

Singapurse mantuvo en la cima del ranking mundial, a pesar de que no implementoreformas que favorezcan la actividad empresarial.

Lasposiciones inmediatas tampoco sufrieron cambios ?Hong Kong, Nueva Zelanda,Estados Unidos y Dinamarca-, pero sí hubo modificaciones en las siguientes:Noruega subió a la sexta posición, Reino Unido cayó a la séptima, Corea del Surascendió a la octava, Islandia trepó a la novena e Irlanda bajó a la décima.

ElBM observó que los líderes del ranking son economías que, además deregulaciones «amistosas» para las empresas, ofrecen adecuadascondiciones macroeconómicas, tamaños de mercado, fuerza laboral y seguridad,aunque estos aspectos no se computan a los efectos de asignarles una posición.

«Solamentedos décadas atrás» algunos de esos países «encararon desafíossimilares a los que tienen hoy varias economías de ingreso bajo», añadió.Y puso como ejemplo lo que sucedía con los registros de propiedad en Noruega,que son actualmente de los más eficientes del mundo. Pero en 1995 lasestanterías con documentos ocupaban el equivalente a 30 kilómetros y lasuperficie crecía un kilómetro al año. El gobierno noruego tomó medidas frentea eso e hizo una reestructura organizacional, digitalizó los certificados de losúltimos 50 años y desde 2008 exigió que los registros se canalicen por víaelectrónica.

Electricidad.Tras una prueba piloto, el estudio de este año incorporó como otro indicador elacceso a la electricidad.

EnUruguay se requieren cuatro trámites que llevan 48 días, lo que ubica al paísséptimo en el ranking en este indicador. Islandia, con la misma cantidad deprocedimientos pero una demora de 22 días, está primero.