Uruguay XXI advierte impacto comercial por la crisis europea. Commodities.

La afirmación está en línea con un análisis de Economist Intelligence Unit de setiembre último, que señala que América Latina «no sería inmune frente a una crisis originada en EEUU o Europa, que siguen siendo destinos importantes para las exportaciones, además de una importante fuente de inversión remesas y turismo».

La teoría indica que de continuar en baja la demanda de los industrializados se afectarán las exportaciones de los emergentes, así como los precios de los commodities, que tenderán a la baja aunque se mantendrán en niveles por encima de la media histórica.

Al contexto global se suman los persistentes problemas que acompañan el relacionamiento con los vecinos del Mercosur, que de todos modos siguen siendo los principales clientes a pesar de las trabas que imponen.

El vínculo con la región originó la semana pasada un ida y vuelta de reclamos al gobierno que llevó al presidente José Mujica no solo a criticar «los palos en la rueda» de la oposición cuando se negociaba el ingreso de autos a Brasil, sino a ratificar al Mercosur como base de la política exterior.

Hoy las dificultades internacionales se concentran en los problemas de deuda de Europa y en EEUU que no logra despegar. El Instituto Uruguay XXI analizó la exposición de las exportaciones uruguayas a esos mercados que tuvieron una evolución diferente.

Con EEUU las ventas han ido bajando año a año, lo que hoy podría ser positivo por no depender tanto de la potencia, aunque con la Unión Europea se recorrió el camino inverso y por consiguiente la vulnerabilidad es mayor.

El ministro Fernando Lorenzo (Economía) comentó a El Observador que por ahora la incidencia directa del contexto internacional «es escasa», pero la incertidumbre continúa y habrá que esperar a ver cómo se resuelve la crisis para luego saber «cómo nos podrían impactar los acontecimientos externos».

Por su parte, Mauro Leos, analista sénior de riesgo soberano de la agencia Moody´s dijo a El Observador la semana pasada que en lo internacional «lo que se viene no es bueno y los próximos dos trimestres serán complicados». El especialista opinó asimismo que en el caso uruguayo «los commodities son un conducto potencial de vulnerabilidad para la economía».

Estados Unidos sigue siendo un mercado importante para Uruguay y está entre los 10 primeros destinos de exportación, aunque ha ido perdiendo relevancia, fundamentalmente por la fuerte caída en la compra de carne que obtuvo mejores precios en otras zonas. En 2010, EEUU ocupó el lugar décimo del ranking compradores externos perdiendo seis lugares con respecto a 2001, y ocho con relación a 2005 cuando estuvo en el primer puesto, según el informe de Uruguay XXI.

En 2006 ambos países analizaron negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) aunque luego el entonces gobierno de Tabaré Vázquez, por la negativa del Frente Amplio y presiones de Argentina y Brasil, desistió de tomar ese camino. Uruguay XXI opinó que «hay que tener en cuenta que el canal comercial representa la principal vía a través de la cual Uruguay podría sentir los impactos de la mayor incertidumbre global».

En el año 2006 Estados Unidos representaba el 13% de las exportaciones uruguayas y en 2010 representó el 3%. «Esta menor incidencia significa una reducción de la dependencia comercial con ese destino, apaciguando los posibles efectos de la crisis que puedan transmitirse directamente», afirmó Uruguay XXI.

El producto hoy con mayor exposición es el cuero, sector que vende a EEUU la quinta parte de todo lo exportado. Eso no ocurre con la carne -principal bien destinado al exterior- que envía a ese destino 7% del total de ventas.

En lo que va de 2011 las exportaciones mensuales de Uruguay a EEUU tuvieron una suba interanual en todos los meses, exceptuando mayo donde registró una caída de 9,5% (ver gráficas).

Con Europa
Contrariamente a lo que ocurrió con EEUU las exportaciones uruguayas fueron incrementándose en la última década rumbo al viejo continente, donde se obtuvieron mejores precios.

En ese período las ventas a ese destino crecieron a razón de 11% anual y las importaciones lo hicieron a una tasa del 5%.

Entre los 10 principales destinos de exportación de Uruguay, están hoy dos países europeos (Alemania y España) mientras que otros cuatro están entre los 10 principales proveedores (Alemania, España, Italia y Francia).

Actualmente 15% de las exportaciones de Uruguay se dirigen a la Unión Europea. Las colocaciones de Uruguay a Alemania representan 4% del total, a España 3% y a Italia 2%. El análisis de Uruguay XXI estableció que «si bien la economía alemana se mantuvo relativamente estable, la situación de España e Italia es más comprometida, lo cual representa una alerta mayor en esos dos últimos mercados, que en conjunto representan 33% de las ventas uruguayas al bloque europeo».

La luz amarilla se encendió para la carne ya que más del 50% de las ventas de ese producto van a la Unión Europea. «Se trata del principal producto exportado por Uruguay, con lo cual la dependencia relativa del mercado de la Unión Europea genera una señal de alerta», según la agencia estatal encargada de promocionar al país.

Además, las ventas de carne a ese bloque subieron en los últimos años, incrementándose a una tasa promedio de 28% para la carne congelada y 8% para la carne refrigerada.

En 2011, las exportaciones mensuales a Europa aumentaron en todos los meses en su comparación interanual.