Uruguay y Brasil amplían el comercio automotor.

La prórroga del convenio se concretó en Brasilia la semana pasada luego del viaje de una misión de la Cancillería y la Dirección Nacional de Industrias.

El acuerdo -que se firmó en 2008- tiene una extensión de seis años y tiene como objetivo ir convergiendo las exportaciones entre uno y otro país dadas las grandes asimetrías que se dan entre ambos.

«A Uruguay le ha ido muy bien porque este año crecieron mucho sus ventas y todo indica que seguirán en este camino en el futuro», dijo a El País el director Nacional de Industrias, Roberto Kreimerman.

En tanto, la Cámara de Autopartistas valoró como «positivo» el nuevo convenio y se prepara para modernizar y adecuar su infraestructura.

La cuota de autos para exportar a Brasil sin arancel es ahora de 6.756 unidades y pasado ese cupo se pagará el 50% de los aranceles. En ese sentido, el vecino país ya autorizó el ingreso sin arancel de 3.756 automóviles. En tanto que las exportaciones de autopartes tienen una exoneración de aranceles por un monto de hasta US$ 60 millones y pasado ese tope se pagará el 50% de arancel.

La nuevas bases del convenio rigen desde el pasado mes de julio hasta junio de 2010, luego de esa fecha se eliminaran los cupos y Brasil tendrá una cuota libre de arancel para exportar que «se atará» a lo que Uruguay le venda cada año multiplicado por dos.

La otra parte del convenio – que son las ventas de Brasil por fuera del acuerdo- que estaban exoneradas hasta un 70% del impuesto del 23% que cobraba Uruguay, se reducirán. Ahora, para fomentar el régimen de cuotas, se bajó al 50% la exoneración para que haya más interés de empresas en adherirse a este sistema. En tanto que para el próximo año se disminuirá un 30% la exoneración de este impuesto para los exportadores brasileños que vendan a Uruguay.

Brasil repartirá el 70% de su cuota en función de la historia de autos que más se vendieron a Uruguay y el otro 30% para los nuevos importadores con el objetivo de promover el desarrollo local de autopartistas.

Con el acuerdo anterior -que culminó en junio pasado- Uruguay exportó unos US$ 38 millones a Brasil. Con estos datos, el país bajó la relación de déficit comercial en el sector automotor de 12 a 1 a 6 a 1.

«La intención de este convenio no es que Brasil disminuya sus exportaciones, sino que Uruguay aumente sus ventas sustituyendo las importaciones de terceros países a través de inversiones locales», explicó Kreimerman.

En tanto, el directivo de la Cámara de Autopartistas, José Luis Pereira, dijo ayer a El País que el acuerdo «es positivo y muy auspicioso.

Ahora, las empresas uruguayas tenemos que `ponernos las pilas` y reconvertirnos para poder cumplir con las necesidades de exportación que hoy demanda Brasil».

En ese sentido, Pereira indicó que las fábricas están tratando de incorporar más tecnología para ser «más competitivas».

CHERY. El director de Relaciones Institucionales de Chery-Oferol, Óscar Ramos, dijo ayer El País que sobre fines de este mes partirá el primer embarque del modelo Tiggo a Brasil.

«Tenemos mucha expectativa en el mercado brasileño porque hemos recibido señales alentadoras», señaló Ramos.

Oferol planea producir este año 3.000 vehículos de los que un poco más de 1.500 se van a colocar en Brasil.