Uruguay y Venezuela buscan “reanimar” sus relaciones

Con la liberación arancelaria a 214 productos de Uruguay para que ingresen de inmediato a Venezuela, ambos países intentan acercar una relación que había sufrido un “enfriamiento” en los últimos tiempos.
El canciller uruguayo, Gonzalo Fernández, fue quien señaló que la intención del encuentro de ayer entre ambos cancilleres y varios ministros fue “reanimar y dinamizar” la relación bilateral, impulsando distintos acuerdos.

Entre ellos, está la liberación arancelaria en medicamentos, carne, lácteos, derivados de las curtiembres, productos agrícolas e insumos eléctricos, según dijo a El Observador el ministro de Industria venezolano, William Contreras. El jerarca indicó, además, que este acuerdo haría que a Uruguay llegaran, en los próximos dos años, unos US$ 300 millones, dependiendo del comportamiento de las exportaciones.

Luego del encuentro que duró más de seis horas, Fernández aseguró en conferencia de prensa que existe además un “compromiso” de estudiar futuras desgravaciones arancelarias para otros productos.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, consideró el acuerdo como histórico. “Ya somos Mercosur” dijo, a raíz del acuerdo de la liberación arancelaria para 214 productos. Y no se quedó ahí, ya que advirtió que el presidente Hugo Chávez tomó la decisión, compartida con el gobierno de Tabaré Vázquez, de “hacer un trato preferencial con Uruguay”.

La autocrítica no quedó fuera de la reunión. “Coincidimos en dinamizar estos procesos, luchando contra las trabas burocráticas o enlentecimientos que a veces se producen”, dijo el canciller Fernández.

Nuevo satélite. Entre los acuerdos firmados ayer se destaca el de la puesta en órbita el próximo 1° de noviembre del satélite Simón Bolívar. Maduro aseguró que el mismo liberará a ambos países “de la dependencia tecnológica” que existe en esta materia.

Los detalles de la puesta en marcha del satélite serán estudiados en las próximas semanas por ambos países, por lo que los ministros prefirieron no ahondar en información en este sentido.

También habrá cooperación y capacitación en materia técnico agropecuaria, cooperación para la tercera fase de la conexión eléctrica entre UTE y el órgano respectivo de Venezuela, y reactivación de varios proyectos que tienen aprobación presupuestaria en ambos países, como el de genética ganadera y el de plantas potabilizadoras de agua.

Maduro dijo que se pasó a “la fase de ejecución” y que el avance e instalación de los proyectos se verá “en los próximos meses”.

El canciller venezolano aseguró que su país tiene importaciones “por el orden de los US$ 40 mil millones” y, en estos momentos, “la orientación es de ir al sur, y en particular el presidente Chávez ha orientado a fortalecer el intercambio comercial con Uruguay”.

Inaceptable. Maduro no evitó referirse a la visita de la diputada nacionalista y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Mercosur, Adriana Peña, a su país. La diputada había viajado a Venezuela para investigar las inhabilitaciones políticas que impedían postularse a algunos candidatos, entre ellos, el líder opositor Leopoldo López.

El canciller dijo que “de lo que se sabe de esta visita, todo apunta a cosas negativas” y llamó a preguntarse “si la conducta de esta parlamentaria tiene algo que ver con el respeto a la soberanía y no intervención en los asuntos internos de otro Estado”.

Para Maduro, “si no se respetan los principios que nos unen, se entraría en un caos”.

Maduro dijo que Peña defendió “indebidamente y violando leyes internacionales” a una persona “que participó del golpe de Estado del 11 de abril contra el presidente Chávez, y tenía un juicio por el golpe de Estado”, y dijo que en diciembre pasado, “Chávez lo amnistió, lo perdonó”.

Señaló que estas cosas son “parte de la campaña internacional contra el presidente Chávez” y que “lamentablemente hay personas como esta parlamentaria que se prestan a este tipo de campañas”. El tema será analizado hoy en la Comisión de Derechos Humanos del Parlasur.