Uruguayos piden menos intervención estatal pero sin dejar de gastar dinero.

La gran mayoría de los uruguayos está a favor de que el gobierno recorte el gasto público y muchos de ellos creen que el Estado debe intervenir menos en la economía del país. Sin embargo, en una aparente contradicción, los uruguayos también quieren que los gobernantes, sean del partido que sean, controlen los precios, proporcionen empleo a toda persona que busca trabajo, le brinden apoyo a la industria en problemas y aumenten el gasto en educación, salud, pensiones a la vejez, seguridad ciudadana, seguro de desempleo y defensa del medio ambiente.
Por otra parte, más de la mitad cree que son muchos los corruptos en la administración pública y un alto porcentaje cree que los más ricos pagan impuestos bajos.

Estos datos surgen de la encuesta realizada en octubre de este año por parte del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República acerca de, entre otras cosas, la opinión de los uruguayos sobre el rol del gobierno. El sondeo forma parte de un proyecto internacional y los resultados recabados en cada país son depositados en el archivo de la Universidad de Colonia (Alemania).

Como fue dicho, la encuesta demuestra que los uruguayos quieren que el gobierno recorte el gasto público (81%) pero además pretenden que financie proyectos de trabajo (95%), defienda a las industrias en declive (83%) y reduzca la jornada laboral (49%).

Además, la encuesta señala que “la mayor parte de aquellos con estudios terciarios se manifiestan en contra de la reducción de la intervención del gobierno y de la jornada laboral, mientras que, en éste último caso, aquellos con estudios primarios y secundarios concentran sus repuestas en ‘a favor´”.

La mayoría de ellos están a favor del control de precios (90%), de proporcionar a la industria la ayuda que necesite para crecer (90%), de proporcionar empleo a cada persona que busca uno (70%) y de reducir la desigualdad de ingreso entre ricos y pobres (80%). Además, la gran mayoría cree que hay que gastar más en educación, salud, pensiones a la vejez, seguridad ciudadana y seguro de desempleo. Son menos los que quieren que se gaste más en medio ambiente y arte y cultura, aunque están cerca del 50%.

Impuestos. La mayoría de los consultados no creen que aquellos que tienen más paguen más impuestos. “Encontramos una baja proporción de encuestados que considera que los individuos de ingresos altos pagan impuestos muy altos o altos (22%). En este caso las respuestas se concentran en las categorías (de los que creen que los impuestos a las clases altas están) ‘más o menos bien´ (32%) y el porcentaje mayor se da en la suma de las categorías ‘bajos´ o ‘muy bajos´ (38%). En lo que respecta a los impuestos pagos por las personas de ingreso medio, una amplia mayoría (71%) opina que son ‘altos´ o ‘muy altos´, porcentaje que aumenta a 84% para los individuos de ingresos bajos”, se señala en el sondeo.

Además, la encuesta trató de saber cuan tolerantes son los uruguayos. Cuando se les preguntó si están de acuerdo con diferentes formas de protesta, este fue el resultado: organización de huelgas nacionales de todos los trabajadores contra el gobierno (58%), actos públicos para protestar contra el gobierno (76%) y marchas de protesta y manifestaciones (68%).

Asimismo, ante la pregunta acerca de si a los “grupos extremistas” se les debería permitir publicar libros que divulguen sus ideas u opiniones, y realizar actos públicos con el mismo objetivo, se notaron “altos niveles de tolerancia”. Un 72% respondió afirmativamente a la primera pregunta y un 56% a la segunda: “Los hombres parecen estar mostrando un mayor grado de tolerancia respecto a las mujeres en lo que tiene que ver con la posibilidad de que grupos extremistas realicen actos públicos para expresar sus ideas y opiniones (60% versus 51%)”.

“A mayor nivel educativo se encuentra un grado de acuerdo más alto con estas protestas, mientras los que tienen estudios primarios concentran sus opiniones en ‘no, en ningún caso´ (33,5%), aquellos con estudios terciarios lo hacen en la categoría ‘si, sin ninguna duda´ (39,8%)”, dicen los autores de la encuesta.

En cuanto a la opinión de los uruguayos sobre la corrupción en la administración pública, un 52,5% se repartió entre las respuestas “casi todo el mundo está implicado en corrupción”, “gran cantidad de gente está implicada en corrupción”, y “los corruptos no son tan pocos”. En tanto, un 48% respondió que “son pocos los corruptos” o que la corrupción “apenas existe”. Por último, la mayoría de los uruguayos considera que los senadores y diputados no se esfuerzan por cumplir las promesas realizada en el período preelectoral.