UTE anuncia hoy suspensión de restricciones en comercio

En la tarde de hoy se anunciará el levantamiento de las medidas complementarias al Plan de Ahorro Energético resueltas el 29 de mayo por el Ministerio de Industria, Energía y Minería, que comprendían la extensión al sector privado de las restricciones con carácter obligatorio -principalmente locales comerciales y de servicios- que regían para el sector público.

El anuncio será realizado por el titular de la cartera, Jorge Lepra, y el directorio de la empresa eléctrica.

De esta forma, dejarán de regir a partir del próximo mes las medidas que obligaban a todos los usuarios de UTE a no habilitar más de la mitad de los ascensores por cuerpo de edificio en los casos de haber dos o más elevadores; no hacer funcionar más del 50% de las escaleras mecánicas existentes en el lugar; y no encender cualquier tipo de iluminación en fachadas, hall de entrada de edificios, jardines o cualquier uso con fines decorativos, a excepción de aquellas luminarias imprescindibles por razones de seguridad. Asimismo quedarán suspendidas las medidas de ahorro compulsivo impuestas a los sectores comerciales y de servicios, que incluían la prohibición de mantener encendidos equipos eléctricos de exhibición para la venta; más del 50% de la iluminación del interior de los locales y los estacionamientos; y los carteles luminosos a excepción de los distintivos de turno de las farmacias y los letreros de las comisarías.

También volverá a ser admitido a partir de esta nueva resolución la iluminación habitual de las vidrieras, que hasta el momento sólo admitía hasta 100 watts en luces encendidas.

En el sector residencial las medidas de ahorro siempre fueron voluntarias por lo que no habrá pronunciamientos para estos usuarios.

No obstante, fuentes de UTE dijeron a Ultimas Noticias que se seguirán aplicando las restricciones a las oficinas estatales como hasta el momento.

Las medidas que hoy perderán vigencia fueron aplicadas en el marco de la profunda crisis energética que atravesó el país durante todo el otoño y parte del invierno, producto de «una de las peores sequías de los últimos cien años» -al decir del ministro Lepra- que comprometió la generación hidráulica y que obligó al ente a una mayor dependencia de la energía importada y de origen térmico.

Por tal motivo, UTE debió incurrir en un gasto adicional al presupuestado para 2006 de U$S 150 millones, que fue asumido en parte con el aumento de tarifas del 5,5% promedio aplicado el 9 de junio. El resto será cubierto con aportes de Rentas Generales, emisiones de Obligaciones Negociables, créditos contraídos con el sector financiero, ahorro y retraso de inversiones previstas.

Se estima que por momentos, el plan de ahorro llegó a reducir el consumo de energía en un 10%.