UTE aseguró importación de electricidad de Brasil hasta marzo

UTE consiguió asegurar la importación de electricidad desde Brasil hasta fines de marzo, lo que le permitirá no utilizar las reservas de agua de las represas uruguayas sorteando la bajante que registra el complejo de Salto Grande.

El presidente de la empresa, Ricardo Scaglia, acordó ayer en San Pablo con la plana mayor de Eletrobras —la principal generadora brasileña— la extensión hasta el 31 de marzo de las importaciones de 70 megavatios a través de Rivera que vencían ayer, al tiempo que ajustó los detalles para la apertura, el viernes 7, de una licitación para la compra de otros 500 megavatios que llegarán hasta fines de febrero a través del sistema eléctrico argentino.

El funcionario dijo a El País desde Brasil que con ello el ente podrá «gerenciar el agua de las represas» acopiándola para enfrentar las dificultades energéticas que, seguramente, volverán a verificarse el próximo invierno.

La importación de electricidad brasileña evitará que UTE deba poner a funcionar nuevamente las centrales Batlle y la Tablada, cuya producción cuesta el doble que la energía traída de Brasil, dijo Scaglia.

SALTO. Mientras tanto, ayer seguía bajando el caudal del Río Uruguay —que se situaba en 1,60 metros— así como también y la cota del embalse de Salto Grande. «El río sigue bajando su caudal y estamos viendo como disminuyen las reservas de agua del embalse, las que están llegando al nivel crítico. Las perspectivas indican que habrá pocas lluvias para esta época del año. Eso significa que no ayudarán mayormente a superar esta situación», dijo a El País el gerente de producción del complejo hidroeléctrico, Fernando Wald.

Para paliar la situación el Ministerio de Industria está gestionando ante el gobierno argentino una compensación energética por los mayores niveles que ese país demandó del sistema eléctrico uruguayo en los últimos meses, explicó Wald. Es que si esa mayor demanda argentina no se hubiese producido «ahora tendríamos un poco más de agua en el embalse y no estaríamos tan cerca del punto crítico», dijo Wald.