‘Vamos a vivir en ajuste fiscal permanente, por lo menos por dos gobiernos más’

2) ¿Qué sintió cuando Mujica se refirió a usted como «la vieja de la Cámara de Comercio»?
Y tiene razón… digo, no está bien criticar lo que alguien dice porque sea viejo. Al contrario, en otros países lo valoran por ser dicho por un viejo. Eso fue lo único que no me gustó. Que califique lo que dije por su contenido y no porque yo sea vieja.

3) No me va a decir que se siente vieja en serio. No es que yo me sienta vieja. Es una cosa objetiva, lo que pasa es que acá un programa de empleo juvenil dura hasta los veintinueve años y es para la primera experiencia laboral. En el mundo, veintinueve años tienen los que mandan. Acá con cuarenta y siete años te dicen que sos joven, y eso no es verdad, es un error.

4) ¿Es neoliberal?
Soy liberal. Lo de «neo» no sé bien qué es.
5) ¿Sigue pensando que hay que echar cien mil funcionarios públicos? Entre noventa y cuatro mil y ciento cinco mil, para ser exactos (se ríe). En realidad, no es que yo piense que hay que hacer eso, este es un análisis desapasionado. Es como cuando uno entra a una empresa y ve que hay algo que no camina, esto es lo mismo. Se hace la comparación entre cuántos funcionarios públicos tenemos respecto de la población económicamente activa y la población total, con países más serios, que devuelven más o menos los mismos servicios que el Uruguay, y da que tenemos el doble. Ahora, que no se puede hacer eso de un plumazo es obvio. Que se me caricaturizó… está bien, pero por lo menos tiré el gato arriba de la mesa, y ahora por lo menos alguien habla de si no estaría bueno empezar a reestructurar el Estado por el lado de los funcionarios.

6) ¿Le generó enemigos
esa propuesta? Visible no (se ríe). Nunca se sabe, no he ido a hacer ningún trámite (vuelve a reírse). No, en serio, hay muchos funcionarios públicos que trabajan muy bien, pero basta ir a cualquier oficina para comprobar que hay uno trabajando y tres que no están haciéndolo. Incluso no es justo con quienes trabajan y reciben una remuneración muy pobre.

7) Usted habló de mandarlos a una especie de seguro de paro.
Claro, yo cuantifiqué la propuesta. Cerrando ocho ministerios que a mi juicio se pueden cerrar, son cerca de cuarenta mil funcionarios. Si a esa gente se la manda para la casa percibiendo un ochenta por ciento del sueldo, se ahorra el veinte por ciento y además los gastos de funcionamiento: unos cien millones de dólares por año. Con eso se bajan impuestos o se crean programas de microempresas por ejemplo para irlos incorporando al mercado de trabajo de verdad.

8) Pero mientras eso no suceda, le redujo un veinte por ciento sus ingresos a cien mil personas. No es una cifra menor.
Sí, bueno, por algún lado hay que arrancar. La primera vez que se me ocurrió esto, había habido un estudio de la Oficina de Servicio Civil que decía que más del ochenta por ciento de los funcionarios públicos tenía un segundo empleo que era su verdadera remuneración. Ese era el momento, porque no había entonces un problema de empleo sino de ingresos. Era más fácil. En la crisis reconozco que es mucho más complicado.

9) ¿Cree que la población quiere reducir el tamaño del Estado? Yo creo que no. Va mucho también en cómo se expliquen las cosas. Hace poco comentábamos una encuesta que decía que el sesenta y seis por ciento de la gente creía que la riqueza estaba y que sólo había que distribuirla. Es bastante increíble que tanta gente piense eso. La riqueza hay que generarla. Con ese razonamiento no es de extrañar que mucha gente piense que en el Estado está todo bien.

10) ¿Usted no es funcionaría del Estado?
Yo no, porque en realidad República AFAP es una empresa de derecho privado, de capital estatal. No tiene el estatuto del funcionario público.

11) ¿Quién le paga el sueldo?
El sueldo me lo pagan los accionistas… los trabajadores mejor dicho. Los trabajadores, cuando se afilian a República pagan una comisión para la administradora que remunera a los directores y a los funcionarios.

12) ¿Es cierto que gana
120.000 pesos? No. Gano 71.000 pesos líquidos.

13) Es un buen sueldo.
Es un muy buen sueldo, y respondo por él con mis propios bienes. Es un cargo de responsabilidad fiduciaria, los directores respondemos por lo que hacemos. En mi caso lo hago con mi casa y mi auto, que es todo lo que tengo.

14) ¿Quién la ubicó en el cargo?
El presidente y vice son designados por el Banco de la República. Yo hace ocho años que estoy.

15) ¿Por qué cree que la nombraron a usted1? Yo me pregunté lo mismo, porque siempre pensé que para este cargo se precisaba más que una economista, de pronto un administrador de empresas. Pero consideraron que tenía el perfil. Yo entré porque se iba Guariglia y me pidieron que estuviera aunque sea siete meses, como transición. Y me enamoré de la empresa, la verdad que es excepcional. Yo hace veinticinco años que estoy en la Cámara de Comercio y veo la realidad de las empresas uruguayas, cómo falta a veces formación, capacitación. República AFAP es una empresa excepcional, con unos cuadros gerenciales excepcionales, provistos todos por concurso.

16) ¿Se puede dirigir una empresa así con una dedicación part time?
En realidad no es un part time, yo estoy siempre. Es más part time la Cámara de Comercio, que es un asesoramiento. Además, el directorio de República AFAP no gerencia, elabora las estrategias, hace los planes, controla, pero no gerencia.

17) Usted reivindica la apertura de la economía impulsada a partir de 1974 por el ingeniero Végh Villegas, y dice que el país no debe abandonar ese camino.
Sin embargo, la gente no vive mejor hoy que en 1974: la desocupación no baja, el salario real es menor hoy, los jóvenes se van.
No, el producto bruto per cápita con paridad de poder compra, ha crecido.

18) La sensación que hay es que la gente vive cada vez peor. Nnnno… no, no. El tema da para mucho. En Uruguay, como no se hacen las reformas de fondo, estamos sujetos al maná del cielo que te pueda dar la región. Si Argentina y Brasil andan razonablemente bien, viene un veranillo, crecemos, y después caemos. Después crecemos de vuelta, y después caemos. Porque no estamos optimizando nuestros recursos. El tema de la reforma del Estado es central, porque tenemos una presión tal que ahoga la iniciativa privada o la lleva a la informalidad. Y el Estado no se reduce.

19) ¿Diría lo mismo si en lugar de ser asesora de la Cámara de Comercio fuera directora de ANTEL?
Ah, yo calculo que sí. Para empezar, no sé si sería directora de ANTEL (se ríe).

20) ¿Conoce industrias que se fundieron con la apertura?
Muchísimas. Creo que acá pasaron dos cosas. La primera es que hubo muchas industrias que crecieron al amparo del modelo de sustitución de importaciones, que eran industrias ficticias. La segunda es que hubo una apertura exagerada por el atraso cambiario. Entonces, cuidado, una cosa es apertura y otra es suicidio. Cuando uno habla de apertura lo hace en sentido racional, con un Estado que no le ponga a los empresarios un elefante sobre los hombros. La industria hizo un formidable esfuerzo de reconversión.

21) ¿Preferiría que el MERCOSUR no existiera?
Lo que pasa es que era casi un contrato de adhesión. ¿Cómo salvarse de eso si Argentina y Brasil lo firmaron? Ya que estamos en el baile, tratemos de lograr que tenga un arancel externo lo más bajo posible, o excepciones, y además tratar de seguir con los acuerdos bilaterales como él de México o si Dios quiere como el de Estados Unidos.

22) ¿Pero sería mejor para el Uruguay que el MERCOSUR no existiera?
Y, sería mejor lo que hizo Chile, sí. Pero sería irreal. Si Uruguay estuviera geográficamente en otro lado puede ser.

23) Hay quien dice que en este país no hay un Ministerio de Comercio porque la Cámara se opone. Bueno, no habrá Ministerio de Comercio porque el gobierno no querrá, pero además, la Cámara se opone (se ríe). En realidad, se opone a todos los ministerios sectoriales. Es sano que los grupos de presión estén en el sector privado, pero que eso se traslade al gobierno, y entonces el Ministro de Industria se pelea con el de Ganadería, y los dos con el de Economía… eso no parece correcto.

24) Cuando habla de reducir el número de funcionarios, ¿incluye a los del Ministerio de Defensa?
Sí, claro. Porque creo que no se justifican. Por un lado creo que a algunos habría que reconvertirlos -ahí ya desconozco técnicamente si es posible-para guardia civil, para policía, que parece que está faltando. Y por otro, habría que empezar a reducir, porque uno piensa en términos de función de Estado: no parece tener mucho sentido priorizar la seguridad externa por sobre la interna.

25) ¿Jorge Peirano es un delincuente?
Eso lo decidirá la justicia. Yo tengo un excelente recuerdo de él como presidente de la Cámara de Comercio. No puedo decir otra cosa. Trabajó muchísimo en la Cámara, respetaba mucho las opiniones técnicas, las consultaba mucho. La justicia tiene la palabra.

26) ¿Ha ido a visitarlo?
No. Creo que debería, no sé. Todos acá (en la Cámara) tenemos un buen recuerdo de él

27) ¿No cree que es un ladrón?
Personalmente, lo que creo es que actuó… no sé si el término es con demasiada inocencia, confiando demasiado. Uno lo veía acá, un académico muy vinculado al pensamiento teórico. Sorprende.

28) ¿Los empresarios uruguayos son muy llorones?
No- sé si llorones es la palabra. Pero es cierto que cuando les va mal cuentan, y cuando les va bien no tanto.

29) El ingeniero Juan Grompone propuso en dosmil30 hace unos meses que las AFAPs invirtieran en las
empresas públicas, en lugar de hacerlo en papeles del Estado. ¿Qué opina?
Y bueno, si hubiera instrumentos se estudiarían. Hubo una época en que UTE estuvo por emitir algo y al final no salió. La Intendencia también y tampoco salió. No conozco emisiones de papeles de las empresas del Estado. En realidad lo óptimo sería empezar a invertir en el sector privado, más que en empresas públicas, donde sigue teniendo riesgo de Estado.

30) ¿El próximo gobierno tendrá que hacer un ajuste fiscal? Y, vamos a vivir en ajuste fiscal permanente, por lo menos por dos gobiernos más. Lo que queda de éste, el otro y el otro. Y se ha optado por hacer ese ajuste por precio y no por cantidad. La vía lenta y dolorosa.

31) ¿Aceptaría un cargo en el futuro gobierno? Para empezar, creo que mis ideas son bien distintas. Aunque Astori habló los otros días de los funcionarios públicos, de la formación empresarial, de la institucionalidad del Banco Central. Pero no es algo que me esté planteando.

32) ¿Está dando por sentado que va a ganar el frente Amplio? Yo creo que sí, pero de política no entiendo nada (se ríe).

33) ¿Le da tranquilidad el hecho de que Astori sea, si eso es así, el Ministro de Economía? Por supuesto. No solamente es un estudioso, sino que es una persona con la que uno puede cambiar ideas perfectamente.

34) ¿Cree que va a poder hacer de acuerdo a su criterio?
Ah, no sé. Eso no sé. Ojalá.

35) ¿Qué opina de Lula?
Todos quisiéramos que, si acá en el Uruguay llega a ganar la izquierda, sea más Lula que Kirchner. Ojalá. Uno ve ortodoxia. No ve apertura pero porque Brasil nunca la tuvo, es difícil entrarle. Pero por lo menos tiene una estrategia que uno puede llegar a compartir.

36) ¿Es amiga del presidente Batlle? Lo admiro mucho. Es muy amigo de mi papá, se conocían de jóvenes.

37) ¿La defraudó?
No. En este tembladeral que vivimos sería muy injusto juzgar en caliente la actuación de este gobierno. A mí me gusta mucho estudiar historia económica, y creo que esta crisis fue de las más grandes que hemos vivido. Creo que la figura de Batlle la va a jerarquizar el tiempo, viendo cómo salió el Uruguay de la crisis.

38) ¿Cuánto cuesta un litro de leche? Nueve pesos con cincuenta.

39) ¿Qué lee aparte de Economía?
Cuando leo fuera de mi trabajo, leo cualquier cosa menos Economía. Leí «Con los días contados», de Claudio Paolillo, porque me atrapó mucho. Y leí el libro de Alberto Bensión, que es otra persona a la que admiro mucho. Ahora estoy leyendo Cándido, de Voltaire. Me gusta mucho la literatura. Comparto con mis tres hijas esa pasión. Con mi hijo no tanto.

40) Alguna de las preguntas pensé que le iban a molestar. Sin embargo, si eso sucedió no se notó. ¿Qué le hace enojar?
(Se ríe) Que me mientan. Ah, eso es impresionante cómo me
enoja.