Varios frentes simultáneos complican al gobierno

La apertura de varios flancos casi simultáneamente ha provocado un enlentecimiento en la marcha de algunos asuntos considerados clave por el gobierno, lo que a su vez fortaleció la posición de los oponentes en perjuicio de los intereses del Poder Ejecutivo.

Los militares en actividad y retiro, sindicatos públicos, otros organismos del Estado y, sobre todo, sectores políticos de la propia bancada parlamentaria oficialista están discrepando con algunas propuestas hechas por el Poder Ejecutivo, lo que causa una traba en su avance.

Los flancos abiertos comienzan por un enfrentamiento con las propias Fuerzas Armadas, cuyos clubes de retirados han dado a conocer una postura pública extremadamente crítica contra el proyecto de ley del Poder Ejecutivo por el que se pretende hacer una interpretación de la ley de Caducidad. Los retirados sostuvieron que esa iniciativa sería inconstitucional. Pero no solamente lo hicieron los retirados. El comandante en Jefe del Ejército, Angel Bertolotti, le dijo al presidente Tabaré Vázquez que no estaba de acuerdo con el contenido del proyecto que está en el Parlamento.

Con los sindicatos de trabajadores estatales el problema está planteado a propósito de la ley de Presupuesto, que hoy, lunes 21, será puesta a consideración del plenario del Senado. Los trabajadores de COFE se presentarán hoy en las barras del Parlamento para seguir las alternativas del debate, y trasmitirán su malestar con nuevas medidas como un paro general a nivel nacional de 24 horas previsto para toda la administración pública.

Dentro de la bancada de legisladores del oficialismo, se presentan discrepancias fuertes con varios asuntos, como el pedido oficial para autorizar el envío de más tropas a Haití, el proyecto relativo a la libertad sindical, la ratificacion del tratado de protección de inversiones con Estados Unidos y la última expresión de diferencias internas, el proyecto sobre reforma del sistema tributario.

fueron. En lo referido al fuero sindical, hay discrepancias entre senadores y diputados del Encuentro Progresista-Frente Amplio por algunos contenidos esenciales de la ley, que aún no están resueltos. El proyecto que fue aprobado ya por la Cámara de Representantes, tiene origen en los propios representantes de izquierda en el Parlamento. Ahora resta que lo trate el Senado, pero algunos senadores oficialistas pretendieron introducirle cambios a instancias del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social luego de las reuniones de la comisión negociadora cuatripartita. Los diputados no apoyan los cambios y el proyecto está trabado.

El Partido Comunista, que tiene un voto en cada Cámara (Eduardo Lorier en el Senado y la suplente Alicia Pintos en Diputados), resiste fuertemente el aumento del contingente militar en Haití, que se desplegará en el marco de la misión de paz de ONU. Incluso, la ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi no firmó el mensaje del Poder Ejecutivo al Parlamento, lo que disgustó al presidente Vázquez.

Ahora, el asunto está en manos de la bancada, que lo debe resolver con la premura que dictan las fechas: el 1ro. de diciembre los soldados deben viajar a Puerto Príncipe y necesitan la autorización del Parlamento.

La ratificación legislativa del tratado de inversiones con Estados Unidos también ha distanciado a miembros de la bancada de senadores y diputados del EP-FA. Cabe recordar que en virtud de la resistencia que ofrecía el tratado, el presidente Vázquez negoció modificaciones con Estados Unidos, las que fueron aprobadas. Estas allanarían —ahora sí— el camino en la interna para su convalidación en el Parlamento.

Uno de los últimos incidentes de entidad en la interna de la bancada se produjo semana atrás cuando se debía votar la autorización para que la Armada uruguaya participara en la Operación Unitas, en este año organizada por Brasil, pero que la izquierda había visto siempre como una expresión imperialista de Estados Unidos.