Vázquez arranca por el norte del país a defender reformas

Un pequeño estrado o a lo sumo una tarima, un micrófono, un par de parlantes si hace falta, sillas para las autoridades y muchos vecinos expectantes por escuchar al presidente. A la tardecita, en Tomás Gomensoro (Artigas) y, un poco más tarde, a la noche, en Bella Unión.
Así de austero se imagina Tabaré Vázquez el encuentro que tendrá con la gente, cara a cara, el próximo lunes 26 de noviembre a casi 600 kilómetros de  Montevideo, según contaron a El Observador quienes organizan esta y otras salidas al interior del presidente.

Será la primera de varias recorridas que hará por el interior, más allá de los habituales consejos de Ministros que realiza fuera de la capital cada dos o tres meses desde que asumió la Presidencia.

Esta vez será distinto. Hablará solo él, como cuando estaba en campaña y recorría el país pueblo a pueblo. Algunos ministros ya le dijeron que lo van a acompañar y también legisladores del Frente Amplio (FA), pero el protagonista será el presidente.

El 26 habrá Consejo de Ministros en la residencia de la avenida Suárez, en el Prado, como todos los lunes. Pero de tarde, en un avión de la Fuerza Aérea, el presidente Vázquez partirá hacia la otra punta del país.


¿Por qué? Hace un mes y medio, bombardeado por las críticas a las reformas estructurales del gobierno, y en momentos en que las encuestas comenzaban a reflejar una caída en la popularidad y la aceptación de la gestión, Vázquez entendió necesario retomar el contacto directo con la gente para explicar los cambios propuestos e intentar revertir la mala imagen que alguno de ellos había generado en la población.

A comienzos de octubre, cuando llovían críticas a la reforma tributaria y a los cambios en el nuevo sistema de salud, Vázquez dijo a sus ministros que estaba dispuesto a recorrer el país, “pueblo a pueblo, rancho a rancho”, para explicar a la ciudadanía, sin intermediarios, las iniciativas del gobierno.

El encuentro del lunes 26 en dos localidades del departamento de Artigas, será la continuidad del informe a la población que hiciera en marzo pasado, a dos años de asumir el gobierno, dijeron a El Observador en el Edificio Libertad. Aquella vez se montó un gran escenario, Vázquez quedó a varios metros por encima de la gente, habló más de tres horas y no hubo un ida y vuelta con los asistentes.

Después, a comienzos de setiembre, Vázquez presentó un balance de lo hecho al cumplirse la mitad exacta del período de gobierno. Lo hizo a través de un mensaje televisivo, grabado, de 50 minutos. Esta vez quiere volver al contacto cara a cara con la gente. Sabe que en política paga.