Vázquez defendió su ley contra el alcohol.

El presidente Tabaré Vázquez defendió en forma enfática y con ejemplos el proyecto de ley oficial que limita la publicidad y la venta de alcohol. “Si alguien se enoja, yo lo lamento mucho”, sentenció anoche desde Paraguay, adonde llegó para participar hoy de la asunción del presidente Fernando Lugo (ver página 18).
Consultado por la prensa, el presidente justificó la decisión de prohibir la venta de bebidas alcohólicas en estaciones de servicio y anunció que terminará con la venta callejera de alcohol.

“¿Qué se va a hacer a una estación de servicio? A cargar combustible. Si además alguien compra alcohol, luego se pueden correr riesgos. Después, muchos de los que venden el alcohol se quejan porque tomamos estas medidas, y si no las tomamos se quejan por los accidentes de tránsito que hay”, comentó Vázquez en la puerta del hotel donde pasó ayer la noche.

Y agregó un ejemplo que, advirtió, tiene “documentado”. “El alcohol en Montevideo se vende por delivery. Y hay autos particulares que de noche, viernes y sábados, paran en la rambla, abren el capó posterior –lo tenemos documentados–, sacan una nevera portátil con cubitos y venden bebidas alcohólicas en la rambla. Con esto hay que terminar”, apuntó.

El presidente aseguró que quienes critican la ley que limita la venta y publicidad de alcohol, defienden “intereses particulares”. “Son muy lícitos, pero el gobierno debe defender el interés general sobre el particular. Y bueno, si alguien se enoja yo lo lamento mucho. Pero vamos a adoptar medidas serias, razonadas y con base científica”.

Reelección y encuestas. A poco de llegar a Asunción, el presidente Vázquez fue consultado por el nuevo movimiento político dentro del Frente Amplio que promueve su reelección, apoyado incluso por los ministros Víctor Rossi (Transporte) y María Julia Muñoz (Salud Pública).

“De ese tema ya hablé y no voy a volver a hablar, aunque agradezco esa confianza que depositan en mí”, respondió. Los reeleccionistas se proponen juntar 300.000 firmas desde noviembre para promover una reforma constitucional que habilite la reelección presidencial inmediata.

Respecto a la posibilidad de ocupar un puesto en todas las listas al Senado, respondió que ni siquiera se ocupó de tal planteo. “De los asuntos electorales no he tenido ocupación alguna”, indicó.

Vázquez minimizó las encuestas que le dan una popularidad y aprobación de su gestión cercana al 60%, pero agradeció a la gente por el apoyo.

“Las encuestas reflejan la fotografía de un determinado momento y después varían en más o en menos; hay que tomarlo como una encuesta y nada más. Pero agradezco el apoyo de la gente, me siento muy honrado y feliz, aunque sabiendo que queda todavía un año y medio de trabajo y mucho por hacer por la gente”, añadió el mandatario.