Vázquez deja Washington con elogios de jerarcas y organismos

El presidente Tabaré Vázquez abandona hoy Washington DC colmado de elogios. Antes había sido Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo y, ayer, fue el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien presentó al mandatario uruguayo como “una garantía de equilibrio, mesura y voluntad de progreso”. También dijo que admiraba su sencillez.
Insulza, ex canciller de Chile, señaló que en Uruguay se ponen los valores democráticos por encima de cualquier consideración personal, lo que en parte tiene que ver con el estilo de hacer política de Vázquez.

En la solemne sede de la OEA, un edificio de más de 100 años que impone protocolo, el presidente Vázquez se reunió por más de media hora con el secretario general. A la salida, en un gran salón donde se encontraban sentados los embajadores de los países miembros, los agregados militares uruguayos y varios miembros de la comitiva presidencial, Insulza elogió a Vázquez por el coraje con el que se expresó sobre la necesidad de desarme en América Latina, en referencia a la conferencia de prensa conjunta con la secretaria del departamento de Estado, Hillary Clinton, en la que ambos rechazaron la carrera armamentista en el continente, y culminó su presentación con más alabanzas.

“Usted representa muy bien a uno de los países más cívicos de nuestra región. Un país que, como su presidente, es un ejemplo muy importante a seguir”, dijo.

Durante su alocución, Vázquez habló del Plan Ceibal, una iniciativa que “Uruguay quiere compartir con sus países hermanos”.

“Las revoluciones no se exportan, ni se importan, ni se clonan, ni se contagian, pero Uruguay quiere compartir el Ceibal con sus hermanos de Latinoamérica porque América prospera si todos avanzamos juntos”.

Honduras. Vázquez volvió a reiterar su rechazo al golpe de estado en Honduras. “Uruguay dejó de reconocer a la embajadora concurrente de Honduras por no representar al gobierno electo y no reconocerá a uno eventual que pudiera surgir de la situación de ruptura institucional que padece ese país”, dijo el presidente.

Así, Vázquez respaldó la gestión de la OEA en esa crisis política, que continúa con sus esfuerzos por restituir a Manuel Zelaya, depuesto el 28 de junio como presidente de Honduras y sustituido por Roberto Micheletti. La gestión de la organización en el conflicto fue duramente criticada y actualmente la mediación del presidente costarricense Oscar Arias busca desactivar la próxima elección que convoca el gobierno actual para el 29 de noviembre.

Unasur. Otro conflicto también se coló en las consultas de los periodistas al presidente, pero esta vez sobre la instalación de bases estadounidenses en Colombia. Consultado sobre cómo ve la situación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que no logró llegar a un acuerdo el martes en Quito, luego de que Colombia mantuviera su postura de defender el acuerdo con EEUU sobre uso de bases militares, Vázquez dijo que ese tema “está complicado” y que “no se pudo avanzar como hubiéramos querido”. Agregó que “no nos pueden vencer las dificultades. Lo único que nos vence es la resignación”, comentó el mandatario.