Vázquez destaca logros sociales y el manejo de la economía

A dos años años de asumir el poder por primera vez en la historia, el gobierno del Frente Amplio considera que en los últimos 12 meses “la calidad de vida de los uruguayos” y la situación general del país “ha mejorado”. El presidente de la República, Tabaré Vázquez, afirmó en la carta que envió ayer al Parlamento junto al Informe y Memoria Anual de la gestión del gobierno en 2006, que aunque aún “muchos compatriotas” padecen “indigencia y pobreza”, son “mucho menos que antes”.
El documento fue entregado ayer al presidente del Senado, Rodolfo Nin Novoa por los ministros de Educación, Jorge Brovetto y del Interior, José Díaz.

En la carta, Vázquez destacó que tanto los índices sociales como económicos coinciden en una clara mejora en la situación del país.


“Menos que antes”. “Durante el período que se informa el nivel y la calidad de la vida de los uruguayos ha mejorado. No aún lo deseable y necesario para muchos, pero lo posible en el contexto de las circunstancias dadas”, afirmó Vázquez. Para el presidente, ese concepto se puede resumir en un solo hecho: la baja de la mortalidad infantil en Bella Unión, que pasó de 55 cada mil tres años atrás, a 13 muertes cada mil niños.

“Tal evolución aún no es suficiente, pero indica una notoria mejoría que, por otra parte, no es aislada ni casual”, señaló.

El mandatario dio luego varias cifras para ejemplificar las mejoras. Señaló que aumentó el ingreso en los hogares (11,5%), y en particular el ingreso salarial. Destacó que se redujeron las tarifas de transporte, que se extendió al sistema mutual la gratuidad en los controles de embarazo, mamografías y papanicolau, así como la puesta en práctica de programas de salud ocular y salud bucal, el proyecto Ceibal para proporcionar a todos los escolares una computadora y la declaración de Uruguay como país libre del humo de tabaco.

El mandatario señaló que aunque aún “son muchos” los uruguayos que “padecen indigencia y pobreza”, son “menos que antes”. Destacó que según datos del Instituto de Estadística en base a parámetros de la CEPAL, la indigencia bajó de 4,66% en 2005 a 3,94% en 2006. Además, “el porcentaje de uruguayos que viven en condiciones de pobreza, descendió de 20,48% en diciembre de 2005 a 19,05% en junio de 2006”. “La reducción de la indigencia y la pobreza se ha registrado en todas las regiones geográficas del país”, agregó.


Los números. En materia económica, el presidente resaltó que “se afirmó el proceso de consolidación fiscal iniciado en 2005 con el objetivo de llevar la deuda pública por una senda sustentable”. “Se trabajó activamente en el control del programa financiero, logrando cumplir con las metas establecidas”, señaló.

Además destacó la cancelación de deudas “con organismos multilaterales de crédito” por un total de US$ 2.942 millones. Señaló que la resolución de la crisis de COFAC significó que “por primera vez en muchísimos años (si no en la historia del país), la crisis de una institución financiera no termina con su liquidación ni ocasiona pérdidas al fisco”.

Destacó que el aumento de la recaudación se debió a “una gestión más eficiente de la DGI” y no a un aumento de la presión tributaria.

El titular del Poder Ejecutivo también mencionó los resultados fiscales (déficit de 0,7% del PBI, que resulta de un superávit primario de 3,7% y un gasto por interés de deuda pública de 4,4%). Destacó el descenso de la deuda pública, el aumento de las reservas del Banco Central y que se estima un crecimiento anual de 6,5%, (que llegaría a US$ 19.553 millones, “el mayor valor del PBI desde que se inició la serie estadística en Uruguay”).

Además destacó el aumento de las exportaciones (16,7%) y la apertura de nuevos mercados para la carne. Asimismo, resaltó que en el 2006 “se continuó procurando el desarrollo armónico” de las relaciones laborales mediante la negociación colectiva, lo que derivó en que la mayoría de los Consejos de Salarios llegaran a un acuerdo.

El presidente recordó varias obras en las rutas nacionales (por US$ 31 millones), de Caminería rural (US$ 11 millones) y la construcción de casi 3.000 viviendas en diferentes programas.


Seguridad, DDHH y Argentina. Más allá de los avances, Vázquez reconoció que “sería necio negar que existen áreas problemáticas y situaciones difíciles”. Agregó que su gobierno “lejos de ser ajeno o indiferente” asume “las responsabilidades que le competen”.

Reconoció que el empleo “es la principal preocupación de los uruguayos” y por eso “instrumenta políticas públicas tendientes a ofrecer igualdad de oportunidades”.

Sobre seguridad ciudadana, señaló que aunque hubo menos delitos, es “conciente que todo lo que se haga, por mucho y bueno que sea, será siempre insuficiente”. Vázquez dijo que el gobierno “reafirma su compromiso de continuar actuando vigorosamente” contra el delito y sus causas.

También ratificó la política de investigar violaciones a DDHH en la dictadura. Sobre el conflicto con Argentina, afirmó que mantiene su posición de buscar una salida diplomática “sobre la base del respeto estricto al Derecho Internacional”.