Vázquez dijo que está ‘triste’ pero igual honrará a Cristina K

EL MANDATARIO dijo en una entrevista realizada por Canal 5 en Nueva Zelanda, que «ni el pueblo argentino ni el uruguayo merecían un conflicto de estas características. Yo todavía estoy por entender lo que hay detrás». Vázquez defendió el accionar uruguayo «dentro de las normas del derecho nacional, regional e internacional» y aseveró que «lo único ilegal es el corte de los puentes, una ilegalidad que continúa. No sé hasta cuándo esto va a seguir y eso me ocasiona una sensación de frustración y tristeza».
Más allá de su estado de ánimo, Vázquez asistirá a la ceremonia de asunción de Cristina Fernández como presidenta argentina el 10 de diciembre. La invitación fue entregada el lunes por el canciller del vecino país, Jorge Taiana, al embajador uruguayo en Buenos Aires, Francisco Bustillo, quien se la remitió al canciller Reinaldo Gargano. El vicepresidente Rodolfo Nin Novoa confirmó ayer que «salvo que suceda algo imponderable», Vázquez concurrirá a la transmisión de mando, lo que fue confirmado por G árgano a medios radiales argentinos.
Mientras Uruguay busca «bajar el perfil» al conflicto y mejorar el relacionamiento en el futuro con la nueva presidenta argentina, Cristina Fernández se refirió severamente al tema en una columna publicada el domingo pasado por el diario argentino Página 12. La mandataria electa afirmó que «las pasteras empastaron la Cumbre» y calificó la decisión de Vázquez de autorizar la puesta en marcha de Botnia como «un despropósito» que «hirió» a los argentinos, a los chilenos y españoles.
Fernández sintió la resolución de Vázquez como «una provocación» y acusó al mandatario de cometer un acto «imperdonable» al comparar los cortes de ruta de la Asamblea Nacional de Gualeguaychú con el bloqueo norteamericano a Cuba. Lejos de la posición conciliadora a la que apunta el mandatario uruguayo, la presidenta electa argentina anunció que «vamos a convivir con ese conflicto. Vamos a tener que darle gobernabilidad al conflicto», al tiempo que reiteró que habrá que esperar el fallo del Tribunal de La Haya.