Vázquez dijo que ya hay ‘ideas’ para el acuerdo

¿Por qué ahora el gobierno es optimista con respecto al conflicto con Argentina y admite una solución a corto plazo? Consultado sobre el tema, el presidente Tabaré Vázquez contó ayer que cambió todo con el encuentro en la residencia de Anchorena entre Alberto y Gonzalo Fernández, además de Jorge Taiana.

«Se pudo retomar un diálogo amistoso en este tema, que hasta ahora no existía. Se había enfriado», afirmó. Los dos gobiernos acordaron allí que no recorrerán el camino de declaraciones «que puedan complicar la solución».

Vázquez dijo que existe voluntad política de facilitación, más signos «muy claros» de que puede haber acuerdo

Además, resaltó la tarea del embajador Juan Antonio Yáñez Barnuevo, que ha trabajado «con discreción, inteligencia e inventiva». Con buena dosis de misterio, Vázquez se refirió más de una vez a esa inventiva para lograr una solución: «Hay algunas ideas, pero no las voy a decir públicamente en este momento», deslizó.

Adelantó que en los próximos días o semanas se sabrá qué constituye el «núcleo central del optimismo» y explicó que muy pronto habrá una reunión de los cancilleres argentino y uruguayo al margen de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, que contribuirá a «lograr un final feliz en el tiempo más corto posible».

José Luis Rodríguez Zapatero, por su parte, se mostró «razonablemente optimista» en cuanto a una solución del diferendo. «Estamos poniendo lo mejor de nosotros mismos para que haya un acuerdo en tiempo razonable entre dos países que viven juntos y tienen una dilatada historia común», opinó.

Cuando Vázquez quiso ilustrar acerca del buen relacionamiento económico con España, recordó el emprendimiento de la empresa ENCE. «Están hechos los trámites, ya han presentado todos los documentos, la autorización estará muy próxima a fin de año, en un par de meses», precisó Vázquez.

El presidente de la compañía española, Juan Luis Arregui, estuvo en la cena de gala del Palacio de la Zarzuela, sin embargo fuentes de la delegación uruguaya aseguraron que en ningún momento Vázquez y Arregui mantuvieron un contacto personal.

La empresa española se encuentra tramitando las autorizaciones necesarias para instalar su planta en Conchillas, un proyecto que prevé la producción de un millón de toneladas anuales de celulosa.

Es posible que el mes que viene Arregui regrese a Uruguay con el propósito de ultimar detalles del emprendimiento que, espera la empresa, comenzará a construirse en 2008 y estará operativo en 2009.