Vázquez exigirá ‘disciplina’ a su bancada en la Rendición

«YO ME QUEDO con los números del ministro de Economía», expresó Vázquez a su gabinete durante la reunión del jueves pasado, cerrando categóricamente una sesión particularmente tensa, en la que los reclamos fueron la tónica. El presidente intentó durante dos días convencer a sus ministros de que la Rendición de Cuentas y Modificación Presupuestal presentada por el ministro Dando Astori era la más conveniente, pero no lo consiguió. Los pedidos, especialmente en el ámbito de la educación, se extendieron hasta el momento en que Vázquez decidió mostrarse firme y terminar el debate. «Cualquier pedido que me presenten de ahora en adelante tiene que venir con un planteo de financiamiento genuino. Debemos evitar caer en el endeudamiento o la inflación», afirmó el presidente.
Fuentes del gobierno dijeron a Ultimas Noticias que el tratamiento de la Rendición de Cuentas dejó en evidencia para los integrantes del gabinete que el Poder Ejecutivo «está compuesto por dos grandes espacios macropolíticos: uno integrado por el presidente y el ministro de Economía y otro por el resto de los ministros». Pero aunque «cerró filas» con Astori, Vázquez culminó la reunión elogiando a todos los integrantes de su gabinete como una manera de reafirmarlos en sus cargos pese a las diferencias.
Si bien el mandatario no estableció la manera en que comunicará a la bancada oficialista parlamentaria su aspiración a que el contenido de la Rendición de Cuentas sea respetado, aclaró que el mensaje debe llegar para que no haya ampliaciones. Vázquez admitió como legítima la demanda de los sectores educativos, pero enfatizó que «no hay más posibilidades» y agregó que las cifras presentadas por Astori «son las que nos permitirían estar en la orilla del 4.5% en el año 2009».
Luego del Consejo de Ministros de la semana pasada, quedó claro que con la distribución de gasto actual el gobierno no alcanzará el 4.5% de Producto Bruto Interno (PBI) para la enseñanza al final del quinquenio, cifra a la que se comprometió durante la campaña electoral. Sin embargo, la intención es alcanzar un monto global que oscile entre el 4.2% y el 4.3%, una cifra que no convence a las gremiales relacionadas, que reclaman 50 millones de dólares extra en esta rendición para incrementos salariales, lo que les fue negado.
Más allá de las molestias, Vázquez dio el tema por laudado a nivel del Consejo de Ministros y anunció a su gabinete que espera que el articulado esté redactado con las cifras de Astori para este fin de semana, cuando ambos retornarán de los países árabes.

La intención del mandatario es enviarlo al Parlamento en los próximos días, aunque con la salvedad de que previamente hará saber a la bancada oficialista su voluntad de que se respeten los presupuestos políticos del Poder Ejecutivo. El año pasado el gobierno también pidió ponderación al Parlamento, pero los legisladores realizaron cambios que significaron un aumento significativo del gasto público. Fuentes cercanas a Vázquez indicaron que este año «se espera que haya una etapa de negociación y trasposición de gastos, pero no un incremento».