Vázquez intenta traer papelera portuguesa

Uruguay disputa con Argentina y Brasil la instalación de una megaplanta de celulosa y papelera. Se trata de la empresa Portucel (de capitales portugueses) que evalúa por estos días donde invertir los más de US$ 1.500 millones que le costará construir ambas fábricas.
El presidente Tabaré Vázquez informó ayer en Lisboa, (donde concluyó su gira por Europa) que los directivos de la empresa visitarán Uruguay en los próximos días “para evaluar las condiciones naturales y logísticas del país”.

“Ellos tienen una gran referencia de Uruguay y mucha expectativa”, comentó Vázquez al presentar el interés de los portugueses.

Pero para que Portucel construya su planta de celulosa y papelera en Uruguay, la administración Vázquez debe convencer a sus directivos que es la mejor opción, ya que la empresa aún no decide el lugar y evalúa opciones en Argentina y Brasil, según advirtió el ministro de Transporte Víctor Rossi.

El secretario de Estado, que acompaña a Vázquez en su periplo por Europa, adelantó a El Observador que hoy visitará una de las tres plantas de celulosa que la compañía tiene en Portugal.

Portucel invitó a Rossi y al ministro de Economía, Danilo Astori, a conocer de cerca una de sus fábricas. Consultado sobre la posibilidad que finalmente la empresa decida radicarse en Uruguay, Rossi comentó: “el interés de ellos existe y el nuestro, por supuesto, también, esperamos una definición”.

Rossi y Astori explicarán hoy, mano a mano, las “bondades” de invertir en Uruguay y las condiciones naturales “favorables” que presenta el territorio. Astori adelantó que un posible sitio para construir la planta de celulosa y la papelera “podría ser el este del país”.

Sería así la cuarta planta de celulosa, además de Botnia, ENCE y StoraEnso. La empresa japonesa, Nippon Pepper, también evalúa invertir en el país.


Cautela. La Cancillería argentina dijo que el optimismo exhibido por Vázquez sobre un acuerdo en “días” sobre el conflicto por Botnia, responde a expresiones de “buena voluntad” y que la demanda ante la Corte de La Haya “se mantiene” en todos sus términos.