Vázquez laudó disenso por reforma sanitaria

El presidente Tabaré Vázquez laudó finalmente las diferencias entre los ministerios de Salud Pública y Economía por el aporte de los trabajadores sin hijos menores de edad al nuevo Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS).
Vázquez debió intervenir ayer para acercar las posiciones y presentar hoy, ante los legisladores del Frente Amplio (FA), una fórmula de consenso.

El presidente habló al menos dos veces con el ministro de Economía Danilo Astori. Una al mediodía y otra al caer la tarde. Ambos encuentros fueron en el Edificio Libertad, donde coincidieron en sendos actos oficiales.

Con la ministra de Salud, María Julia Muñoz, Vázquez estaba en contacto permanente.

“Llegamos a un acuerdo y hoy presentamos una propuesta única”, aseguró Muñoz al ser consultada anoche por El Observador.


El acuerdo. Tras varios días sin coincidencias y con los legisladores del FA presionando para modificar el régimen de aportes de los trabajadores diseñado en la reforma de la salud, Economía y Salud Pública llegaron a un acuerdo.

Todos los trabajadores aportarán, a partir de enero de 2008, un 6% de sus sueldos para tener cobertura en salud, ellos y sus hijos menores de 18 años. Los trabajadores sin hijos, o con hijos mayores de edad, que ganen más de $ 22.500, aportarán solo un 4,5%. El 1,5% restante se deducirá del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Esta franja de trabajadores es la que tendría un impacto doblemente negativo al sumar la reforma de la salud con la tributaria. Representa el 6% de los trabajadores que integran el Fondo Nacional de Salud (ex DISSE), unas 50.000 personas.

Los trabajadores con ingresos por debajo de $ 22.500 pagarán 6% de sus salarios, aún cuando no tengan hijos menores de edad. Según el gobierno ellos se ven beneficiados con el IRPF por lo que el aporte de 6% a la salud no desequilibra sus presupuestos.

Esta era básicamente la propuesta del MSP. El Ministerio de Economía proponía aumentar a 8% el aporte de los trabajadores con más de un hijo menor de edad, y así compensar la pérdida de recaudación que suponía bajar a 4,5% el aporte de los trabajadores sin hijos con sueldos por encima de $ 22.500.

El martes pasado, ante los legisladores del FA, la ministra Muñoz y el subsecretario de Economía, Mario Bergara, discutieron sobre este punto sin llegar a un acuerdo. Ahora, con la intervención de Vázquez, Economía se avino a la propuesta de Salud Pública, que era la que expresamente había apoyado el mandatario. Además del presidente, el MSP y la mayoría del FA, el director de la OPP, Enrique Rubio, sumó su apoyo a esta propuesta. “El ingreso por persona de los hogares baja cuanto más hijos tienen, no se puede gravar con 8% a estos trabajadores porque el efecto sería peor”, expresó Rubio a El Observador.