Vázquez lidera ofensiva oficialista contra Lacalle.

El presidente Tabaré Vázquez anunció que hoy trancará con fuerza al candidato del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, en medio de una campaña electoral en la que ya varios ministros participaron con críticas al ex mandatario blanco.
Vázquez y todo el Poder Ejecutivo se molestaron con la sugerencia que hizo Lacalle de no invertir en Uruguay si es electo presidente el candidato del Frente Amplio (FA), José Mujica.

Esto ya valió una dura respuesta de Mujica, su compañero de fórmula –Danilo Astori–, la cúpula del FA y varios ministros de gobierno, como Álvaro García (Economía).

También cayó mal el anuncio del candidato blanco de que si llega al gobierno recortará con una “motosierra” gran parte del gasto público en el que incurrió la primera administración de izquierda.

Vázquez y sus ministros interpretaron ayer que esto último se traducirá en un recorte de las políticas sociales que aplicó el actual gobierno, lo que provocó la decisión del presidente de salir con dureza al cruce del ex mandatario.

“Vamos a entrar con una motosierra a recortar el gasto. Pocas veces hubo oportunidad de guardar (recursos) para épocas difíciles como esta vez”, expresó Lacalle la semana pasada en Paysandú.

Vázquez dijo ayer en el Consejo de Ministros que le respondería públicamente al candidato nacionalista, confiaron a El Observador miembros del gabinete.

Será hoy en una reunión con más de 500 empresarios uruguayos y argentinos en el Edificio Mercosur, a la hora 19.30.

El presidente pidió a su gabinete que lo acompañe en pleno esta noche y dijo que saldría a contestarle a Lacalle únicamente en lo que tiene que ver con la gestión del gobierno. “No voy a hacer política partidaria; Lacalle opinó sobre temas vitales para el país e hizo referencias a la gestión de gobierno, por lo que tengo derecho a responder”, dijo el presidente Vázquez ante sus ministros. Resaltó además que no hará alusión a los hechos de corrupción durante el gobierno de Lacalle (1990-1995), como sí lo viene haciendo José Mujica.

Vázquez repartió ayer entre sus ministros el último número de la publicación Uruguay Cambia (de la Presidencia), donde compara la inversión promovida desde el año 2002 a la fecha (ver Inversión e incentivos).

La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, se preguntó si la “motosierra” de Lacalle cortará los beneficios que recibieron pobres e indigentes con el Plan de Emergencia, o las asignaciones familiares duplicadas desde 2008, o los préstamos otorgados a emprendimientos productivos. Tras destacar los más de 30 mil hogares beneficiados, Arismendi apuntó con munición gruesa: “Ellos ya cortaron varias cabezas durante años y nosotros ahora juntamos los cadáveres”. Lacalle anunció que, si vuelve a la Presidencia, mantendrá los planes sociales, pero exigirá contrapartidas.