Vázquez ‘liderará’ negociaciones por tratado con Estados Unidos.

Como parte de la delegación que acompañó al presidente Tabaré Vázquez en su primer viaje oficial a Estados Unidos, el ministro de Relaciones Exteriores participó de una rueda de prensa en la Base Aérea 1 de Carrasco, en la cual afirmó que «todo está encaminado para lograr una futura negociación en ese sentido. Es más, tengo un cierto optimismo en que se llegue a una feliz resolución», dijo.

En la misma ocasión, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, valoró la actitud del presidente al afirmar que Vázquez «lidera» las gestiones para la modificación del Tratado con Estados Unidos.

Astori sostuvo que Vázquez hizo ante las autoridades norteamericanas «un gran esfuerzo para encarar los puntos que podrían generar dudas», porque consideró que el presidente es «consciente de la importancia del Tratado para Uruguay».

En este viaje, el mandatario logró que Estados Unidos aceptase renegociar tres artículos que despertaban resistencia en la fuerza política que respalda al gobierno.

LOS CAMBIOS. De acuerdo con lo que se planteó, se revisará el artículo 17 del Tratado —que es el más cuestionado—, para que Uruguay tenga el mismo el derecho que Estados Unidos de negar facilidades de inversión a empresas con capitales provenientes de países con los que no se tengan relaciones.

El artículo 17 concede ese derecho a Estados Unidos, que según el texto, podría negar facilidades y protecciones a las inversiones en su territorio de empresas uruguayas con capitales provenientes de países como Cuba o Corea del Norte, con los que Washington no tiene vínculos.

También se volverá a negociar una nueva integración del tribunal de solución de las eventuales controversias que aparezcan por la aplicación del Tratado.

El tercer aspecto que se renegociará es la cláusula sobre la extensión, a ambas partes, del trato a las naciones más favorecidas, para excluir a los países del Mercosur de esta disposición.

La posible excepción de los estados del bloque comercial permitirá que Uruguay no conceda a Estados Unidos las facilidades que otorga a las inversiones provenientes de sus socios en el Mercosur.

«Esta es una disposición muy especial, desde mi punto de vista inédita», dijo Gargano que reiteradamente expresó su rechazo al texto actual del Tratado.

VENEZUELA. A su vez, el posible ingreso de Venezuela en el Mercosur le dará «más equilibrio y favorecerá el desarrollo de la región», opinó Gargano. La solicitud venezolana de entrar al Mercosur «no se trata de una operación político ideológica, sino de tipo económico y comercial», afirmó el ministro.

El ingreso de Venezuela «le dará un impulso al Mercosur», y «es un nuevo factor de equilibrio en la región que va a favorecer el desarrollo de la misma», estimó Gargano. «Para Uruguay el pedido es una buena noticia, positiva y existen razones muy significativas para que Venezuela ingrese en el Mercosur», agregó el canciller.

El ingreso «podrá colaborar al desarrollo sostenido de las economías de los países de Mercosur y a la lucha contra la pobreza, que son dos de los principales objetivos del bloque», señaló Gargano.

«Estamos en el inicio de un proceso de integración global en Sudamérica que es una línea de solución para los problemas del comercio bilateral y multilateral», concluyó.