Vázquez llamó a convencer a los que votan en blanco

En un clima de triunfalismo y ante una multitud, el candidato presidencial del Encuentro Progresista, Tabaré Vázquez, instó a sus adherentes a “pelear voto a voto” en los días que faltan para la finalización de la campaña.
Pese a la seguridad que trasmitió a los asistentes al mitin el presidenciable puso énfasis en la necesidad de captar a quienes hoy manifiestan en las encuestas su decisión de votar en blanco o anular el sufragio.

“De esa forma estarán apoyando al continuismo”, afirmó. Vázquez aludió a esa forma indirecta de beneficiar a los partidos tradicionales en función de que la coalición necesita el 50% más un voto del total de votos emitidos en las elecciones del domingo 31. Los sufragios en blanco y anulados que se verifiquen en la instancia electoral podrían ser decisivos para evitar un triunfo del FA en la primera vuelta.

El líder de izquierda manifestó su convicción de que no existen más indecisos y que los que así se manifiestan son votantes “ocultos” del EP.

“Olvidémonos por un momento de las encuestas y hagamos el mayor esfuerzo en estos días. Hay que pelear voto a voto. Hay que hacerlo en las carnicerías, en las panaderías, en las escuelas, cuando vayan a cobrar la jubilación, toda vez se que pueda, como solo nosotros sabemos hacerlo”, instó el presidenciable.

Sólo después de hacer ese último esfuerzo “haremos como en las sagradas escrituras. Descansaremos hasta el séptimo día y luego festejaremos”, arengó.

Vázquez también manifestó que la reforma constitucional de 1996 fue “una mera reforma electoral para impedir el triunfo de la izquierda. Poco les duró la maniobra. Muy poco les duró porque el domingo 31 van a sentir el sabor amargo de la derrota”, aseguró el líder del EP.

De todas formas, el presidenciable aseguró que el EP no llegará al gobierno “con espíritu de venganza”.

Por otro lado el candidato a la vice, Rodolfo Nin Novoa, también consideró que “la elección está ganada”.

“Como decimos en Melo: esto es raspar y comer”, manifestó.