Vázquez medió y aparecen U$S 39 millones para reforma de salud


La nueva propuesta que presentó ayer la cartera a la bancada oficialista zanjó las discusiones internas en torno a los costos y beneficios para los trabajadores en la reforma de la salud. Economía se avino a reducir de 6% a un 4,5% el aporte de todos los trabajadores sin hijos menores de 18 años. La nueva tasa entraría en vigencia desde enero del año próximo.

Esa variación le implica a Rentas Generales el desembolso de un adicional de U$S 24 millones. El gobierno ya había dispuesto U$S 52 millones para subsidiar la cobertura de los 450 mil hijos menores de 18 años de los trabajadores públicos y privados.

La propuesta fue acordada el miércoles 12, luego de intensos contactos entre los ministerios de Economía y Salud, y el propio presidente Tabaré Vázquez. Varios dirigentes frentistas consultados coincidieron en que el cambio del equipo económico responde a una «fuerte movida» del MSP, y algunos sectores frentistas, que terminó siendo avalada por el mandatario.

Pero en el encuentro con los parlamentarios hubo más novedades. El gobierno dispuso, además, de otros U$S 15 millones para financiar la entrada al Fondo Nacional de Salud de otros colectivos de la población. Por un lado, accederán a la cobertura mutual los jubilados patronos que ganen por debajo de 2,6 BPC ($ 4.253). Unos 12 mil pasivos tienen esa pasividad como único ingreso, según indicó ayer el subsecretario Mario Bergara. Además, se acordó la incorporación al sistema de los funcionarios de Salud Pública y de todos los trabajadores de los entes. Por último, el gobierno también le mantendrá el beneficio de la cuota mutual a todos los activos que pasen a jubilarse en 2008 (unos 15 mil). En total, el ministro Danilo Astori reforzó la apuesta del gobierno a la reforma de la salud con un «plus» de U$S 39 millones.

Esta versión «recargada» del proyecto del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) fue bien recibido por la mayoría de los sectores del Frente Amplio. El senador comunista Eduardo Lorier, por ejemplo, consideró «muy importante» la iniciativa, porque amplía los beneficios previstos. El próximo martes la bancada oficialista volverá a reunirse. El diputado Luis Gallo (Asamblea Uruguay) adelantó que «prácticamente» se ha llegado a un acuerdo, y que todavía no se ha descartado la posibilidad de que los trabajadores sin hijos que aporten 4,5% puedan incluir a otro dependiente en la cobertura.

postergado. Sin embargo, como contracara, el gobierno también dejó en claro que los cónyuges de los trabajadores no tendrán cobertura el año próximo, como se había anunciado en un principio. Bergara oficializó que este colectivo, así como la totalidad de los jubilados, recién lograrán la cobertura del Fonasa a partir de 2010.

El diputado Gallo aseguró a El País que se suprimirá del proyecto original un artículo que facultaba a reglamentar la incorporación de los cónyuges en 180 días, contados desde el 1° de enero de 2008.

El número dos de Economía admitió a la salida de la reunión que se ha fijado un cronograma de incorporación de sectores a «largo plazo», basado en las «posibilidades fiscales» del Poder Ejecutivo y en «montos manejables» dentro de un criterio de «responsabilidad fiscal». Si bien los trabajadores y demás aportantes al Fonasa volcarán una parte de sus ingresos, estos montos no alcanzan para cubrir el costo de la atención médica. Por eso, la reforma tiene un costo fiscal para el gobierno.

Ayer, en el encuentro con la bancada, se manejaron números ilustrativos. Financiar la cobertura de todos los cónyuges que están a cargo de los aportantes le demanda al Estado un costo de U$S 148 millones, mientras que solventar la de los jubilados costaría U$S 450 millones. Por último, las arcas públicas tendrían que aportar U$S 50 millones más para complementar la atención de los rentistas y cuentapropistas.

«El Estado va a ir subsidiando a los distintos colectivos en la medida que obtenga los recursos. Siempre hemos dicho que esta reforma es gradual y estamos hablando de que el Estado debe aportar U$S 700 millones. Y también están las metas a cumplir con la educación», argumentó Gallo.