Vázquez promete: en 2010 desempleo de un dígito

POR PABLO TOSQUELLAS DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

El candidato del Encuentro Progresista (EP), Tabaré Vázquez, anunció ayer las medidas que esa fuerza política elaboró para poner en marcha el mentado “Uruguay productivo”. El líder de izquierda anunció un plan de emergencia de empleo que, con su implementación, la tasa de desocupación será de un dígito al final de un eventual gobierno encuentrista en 2010. Un fondo para financiar programas de desarrollo en el interior del país, la rebaja de aportes patronales a la seguridad social en el comercio y los servicios, y la reducción parcial de los tributos que gravan la pequeña empresa y el monotributo son algunas de las iniciativas que Vázquez mencionó para combatir el desempleo, durante un seminario organizado por la fundación Friederich Ebert.
El líder de izquierda, favorito en todas las encuestas, dijo que un eventual gobierno del EP aplicará “estímulos” tarifarios, fiscales y financieros para atraer inversiones. A su vez, quienes inviertan deberán, como contrapartida, reinvertir sus ganancias en el país y distribuir parte de las regalías de productividad en el salario de los trabajadores.

Vázquez dijo que de llegar al poder protegerá la producción nacional de las importaciones. En materia financiera, el candidato del EP dijo que los instrumentos que se manejarán serán la unidad indexada, el fideicomiso y el leasing operativos de inmuebles rurales. Por otra parte reiteró que la situación de los deudores será analizada caso por caso.

El candidato del EP advirtió que la expresión “Uruguay productivo” –la cual evoca en cada una de sus alocuciones– “no es un recurso publicitario sino alternativas ante el colapso final de la política aplicada por sucesivos gobiernos en las ultimas décadas”. Vázquez sostuvo que este plan es “el núcleo económico estratégico” del “programa de desarrollo” de la izquierda.

Para el líder de la izquierda no “hay un auténtico desarrollo productivo sobre bases de pobreza, desamparo social, déficit ciudadano, institucionalidad vacía, sistema político debilitado y Estado anacrónico, gris y atrofiado”. Vázquez aseguró que un gobierno del EP “no limitará la competitividad del país a un único rubro” porque ello sería “nefasto”.

El presidenciable manifestó que “el proyecto de desarrollo” deberá “conjugar especialización y calidad” porque “Uruguay no puede pretender competir en términos de cantidad sino elevando la calidad de su oferta”.

Vázquez sostuvo que la “estrategia de desarrollo productivo” del EP “es un proceso evolutivo” que tiene metas y objetivos que trascienden un período de gobierno. Dijo que en el corto plazo se aprovechará “la capacidad material e intelectual instalada existente y que en la actualidad está ociosa”.

El candidato del EP prometió fortalecer al movimiento cooperativo y a las Pequeña y Medianas Empresas (PyMES). En este último caso sostuvo que un gobierno de izquierda disminuirá la presión tributaria hacia estos emprendimientos y les facilitará el acceso al crédito. En materia de infraestructura, anunció que se deberán “vincular las zonas productivas con las de comercio y consumo”.

Vázquez afirmó que el sector privado es el que cumplirá el papel principal a la hora de promover el crecimiento. El sector público, en tanto, deberá crear “el entorno favorable” para el desarrollo. Dijo que el Estado debe ser “moderno, ejecutivo y transparente”, y que es “necesario redifinir sus funciones y su funcionamiento”.

En este ítem, Vázquez agregó que se establecerán mecanismos para “la descentralización de la gestión publica” y se optimizará “el sistema de compras del Estado en términos de transparencia, eficiencia y priorizando de la producción nacional”. Dijo, además, que se promoverá “la defensa de los consumidores y usuarios de bienes y servicios públicos y se crearán ámbitos para el control social de dicha gestión. Puede parecer de perogrullo pero hay que democratizar la democracia”, dijo.

Vázquez expresó que las inversiones serán claves en la estrategia de desarrollo de la izquierda y que un gobierno del EP promovería aquellas que generen empleo directo o indirecto, fomenten exportación o sustituyan importaciones, integren ciencia y tecnología y “fomenten redes y cadenas productivas”.

Para estimular estas inversiones el Estado instaurará “un sistema de asistencia tecnológica” para “fortalecer los procesos de innovación”. Este sistema estaría coordinado por la Universidad de la República, el LATU y el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Según Vázquez, “la estrategia de desarrollo productivo” es inviable sin un plan energético nacional a corto y mediano plazo.