Vázquez quiere hablar mano a mano con los argentinos

Durante la conversación, Vázquez le dijo a Larrañaga que la administración encabezada por Néstor Kirchner le hizo llegar su interés por volver a ese tipo de contactos más estrechos.

En el gobierno ganó ayer un sentimiento de optimismo respecto a un posible acuerdo con Argentina antes de fin de año en torno al conflicto por la planta de Botnia.

Días atrás el ánimo no era el mismo, pero después del encuentro que protagonizó la semana pasada el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, con el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández, “quedó la sensación de que ahora sí existe un esfuerzo preciso para superar el conflicto”, comentaron a El Observador miembros del Ejecutivo.

El tema fue analizado ayer por el presidente Tabaré Vázquez y su gabinete, en la residencia de la avenida Suárez, tras un informe del secretario de la Presidencia.

Si bien oficialmente se mantiene estricto silencio en torno al encuentro en la estancia presidencial Anchorena, de Colonia, El Observador supo que Vázquez y sus ministros están convencidos de que “ahora sí se está ante una posible solución del diferendo”, comentaron allegados al primer mandatario.

El objetivo es arribar a un acuerdo antes de fin de año, cuando se cumplen 12 meses de la gestión iniciada por la Corona española a solicitud del presidente Néstor Kirchner.


La buena imagen. El canciller Reinaldo Gargano destacó tras el Consejo de Ministros que “es interés del gobierno preservar la figura del rey de España”, así como “los valores que ha puesto en juego Su Majestad”.

Esto quiere decir que ni Argentina ni Uruguay permitirán que la gestión del rey Juan Carlos fracase y “se manche el nombre y la buena imagen” del monarca español, confiaron las fuentes consultadas. Además, en el gobierno existe el convencimiento de que Kirchner no quiere dejarle a su esposa, la senador Cristina Fernández, candidata a la Presidencia, el conflicto sin resolver.

En caso de que gane las elecciones a fines de octubre, Kirchner espera que su esposa Cristina comience su gestión sin este escollo.


La Haya. En tanto, el canciller consideró que la actitud asumida el domingo pasado por el gobierno, dejando pasar a los piqueteros argentinos para manifestar en las puertas de Botnia, “fortalece la posición d0e Uruguay ante la Corte de La Haya”.

“Uruguay defiende y practica el principio de la libre circulación y lo sucedido el domingo ayuda a nuestros planteos ante La Haya”, aseguró.

Gargano advirtió que si se llega a un acuerdo con el gobierno argentino para superar el conflicto, entonces “no habrá motivos” para que los activistas vuelvan a manifestarse en Fray Bentos. Aún así, aseguró que Uruguay “no va a poner una barrera en la frontera”.

“Demostramos tener la cabeza abierta y ser tolerantes, porque ayer fue insultado el presidente Vázquez”, advirtió, en relación a la actitud que ha tenido el gobierno ante los agravios.