Vázquez quiere verse poco con los vecinos

Tras arribar a la hora 22.30, según la agenda del presidente a la que accedió El Observador, Vázquez irá directo al Hotel Copacabana Palace, sede de la Cumbre, sobre la rambla de Rio de Janeiro. Allí lo esperarán sus ministros Reinaldo Gargano (Relaciones Exteriores) y Danilo Astori (Economía), que ya habrán participado para entonces de la reunión del Consejo del Mercado Común.

El viernes de mañana, a partir de la hora 10, Vázquez participará de la Cumbre de Presidentes que finalizará pasado el mediodía con el traspaso de la presidencia pro témpore del Mercosur a Paraguay. Inmediatamente emprenderá el regreso a Montevideo. Se espera su arribo para la hora 17. No habrá entonces mayores oportunidades de encontrarse mano a mano con el presidente argentino Néstor Kirchner o el anfitrión, Lula Da Silva.

Vázquez reduce así al máximo su visita a la Cumbre de Presidentes, en un gesto que propios y extraños han interpretado como de “malestar” por el destrato personal y la omisión de Kirchner a la hora de impedir el bloqueo de los puentes fronterizos o la indiferencia y los reiterados desplantes que sufrió por parte de Lula. Uno en noviembre, cuando faltó a la Cumbre Iberoamericana de Montevideo y otro en diciembre cuando canceló su anunciada y ya postergada visita a Uruguay.


Agenda política. Bolivia solicitará su ingreso al Mercosur como socio pleno. Además, se discutirán los proyectos que cada país pretende financiar con dinero del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) creado para corregir las asimetrías económicas y las carencias en infraestructura que tienen los socios de economía menor: Uruguay y Paraguay.

También se analizarán las medidas anunciadas por Brasil para “ayudar” a Uruguay y Paraguay a eliminar el doble cobro del Arancel Externo Común y la posibilidad de aceptar un mayor porcentaje de componentes extranjeros en los productos que se fabrican en estos dos países y que después se comercializan en el bloque.

Uruguay propondrá, una vez más, discutir en el seno del Mercosur el bloqueo de los puentes, por parte de activistas argentinos contrarios a las plantas de celulosa y la flexibilización de las normas para permitir negociar acuerdos comerciales bilaterales, por ejemplo con Estados Unidos, China e India, entre otros.

Ante esta agenda política, el canciller argentino, Jorge Taiana, ya adelantó que para su país el tema más importante de la Cumbre será la incorporación de Bolivia al Mercosur. El gobierno de Kirchner ya se manifestó en contra de las medidas propuestas por Brasil para Uruguay y Paraguay y planteó reparos a los proyectos viales que el gobierno de Vázquez pretende financiar con el Focem porque, dicen, favorecen a la planta de Botnia, en Fray Bentos. De los cortes y los acuerdos bilaterales extra zona, ni hablar. En tanto, Paraguay será, una vez más, el aliado de Uruguay a la hora de pedir soluciones.