Vázquez rechazó por tercera vez un aumento del gasto público

Cualquier aumento del gasto más allá del previsto en la Rendición de Cuentas tendrá efecto en la inflación y por ende en el ingreso de los uruguayos”, advirtió ayer una vez más el presidente Tabaré Vázquez ante sus ministros.
El mandatario efectuó este comentario ayer durante la reunión de gabinete en la residencia presidencial de la avenida Suárez, en clara oposición al reclamo de US$ 30 millones más para la educación que plantea la mayoría de su fuerza política.

Vázquez discutirá hoy estas diferencias con la bancada de legisladores del Frente Amplio (FA) en una reunión pactada para la hora 17:30 y que durará solo 30 minutos.

La Mesa Política del FA, en tanto, resolvió ayer no intervenir en esta discusión con el presidente porque sería inconveniente la presencia de un nuevo actor en escena, según entendió la mayoría de sus miembros.

Integrantes de las “bases” y del Frente Izquierda de Liberación (Fidel) que junto al Partido Comunista conforman la lista 1001 de Democracia Avanzada, pidieron a la Mesa Política una resolución del organismo para que participe como cuerpo del encuentro con el presidente Vázquez, pero no tuvieron eco.

Pese a la negativa del mandatario algunos sectores de la coalición de izquierda que anunciaron su disposición a modificar la Rendición de Cuentas en el Parlamento insistirán hoy en que el dinero para la educación está y que no provocará un alza de precios.

Se trata del Partido Socialista, el Movimiento de Participación Popular, el Partido Comunista, el Frente Izquierda de Liberación, la Vertiente Artiguista y Compromiso Frenteamplista.

Aún tienen la esperanza de convencer a Vázquez y presentarán para ello un plan de financiamiento y un informe técnico que respalda su certeza de que el aumento del gasto no tendrá efectos sobre la inflación.

El gobierno se fijó un techo de 6,5% para la inflación a fin de año, pero el ritmo de incremento de los precios amenaza con superar esa meta, según analistas privados que pronostican no menos de un 7%.


Sin exclusiones. Estos grupos habían invitado a participar del encuentro al Nuevo Espacio, que se negó, pero nada le dijeron a Asamblea Uruguay y Alianza Progresista. Ambos sectores están alineados con Vázquez y el ministro Danilo Astori.

Ante esta situación, el presidente Vázquez decidió ayer que la reunión debía ser sin exclusiones.

“Que vengan todos los sectores que quieran asistir”, expresó el presidente ante sus ministros.

Conocida esta decisión, Asamblea Uruguay resolvió asistir de inmediato.


No hay más plata. “Acá no hubo verticalazos y jamás los habrá, yo creo firmemente en la separación de poderes”, expresó ayer el presidente – según fuentes oficiales– en referencia a los comentarios que le adjudicaban haber ordenado a la bancada del FA no abrir la Rendición de Cuentas.

Aún así, Vázquez aseguró que “cualquier aumento del gasto más allá del previsto tendrá efecto en la inflación y en el bolsillo de la gente”. Allegados al mandatario aseguran que el presidente no ordenará nada a sus legisladores, pero que de ninguna manera respaldará un aumento del gasto. El mensaje es claro.

La de ayer fue la tercera vez que Vázquez rechaza ante el Consejo de Ministros un aumento extra del gasto público por encima de los US$ 185 millones previstos. Todas las veces que se pronunció al respecto terminó respaldando explícitamente la asignación de recursos que realizó Astori.

También hizo una referencia pública al tema en Florida, el mes pasado, cuando inauguró el Plan Ceibal en la escuela del pueblo Cardal. “Este es el máximo esfuerzo que el país puede hacer en este momento”, advirtió Vázquez por entonces.

Pero los legisladores oficialistas no tiran la toalla. Quieren asignar US$ 20 millones más para la Administración Nacional de Educación Pública y US$ 10 millones para la Universidad.

El Consejo Político de Asamblea Uruguay, sector que lidera el ministro Astori, evaluó ayer la convocatoria del presidente al encuentro que tendrá lugar hoy.

La agrupación resolvió concurrir a la reunión, aunque son firmes partidarios de la posición de Vázquez. Algunos dirigentes expresaron su preocupación por cómo se está discutiendo la Rendición de Cuentas. Por ejemplo el senador, Alberto Cid, sostuvo en la sesión que se “ha enrarecido un proyecto, transformándolo en una discusión por US$ 30 millones, cuando se trata de una iniciativa que da un refuerzo presupuestario de US$ 285 millones –US$ 100 millones ya fueron presupuestados en 2005 – para las áreas sensibles”.

Por su parte, el diputado Alfredo Asti manifestó a El Observador que la decisión de invitar a todos los sectores que quieran participar del encuentro en Suárez, “es una solución lógica”, que tiende a “evitar” más fracturas.


Ante Vázquez. Respecto a la posibilidad de que todos los sectores del FA terminen discutiendo el presupuesto para la educación ante el presidente Vázquez, algo inconveniente, según coincide la mayoría de los legisladores involucrados, Asti advirtió que “dependerá de la actitud que cada uno adopte.

Consultados por El Observador, ninguno de los legisladores de los sectores que elaboraron el proyecto alternativo se animó a decir si acompañará o no lo que diga el presidente. “Vamos a esperar a escucharlo y después resolveremos”, fue la respuesta que más se escuchó. Aunque no lo digan públicamente, algunos diputados saben que oponerse a Vázquez no es buena cosa. “El último que votó en contra tuvo que renunciar”, afirmó un diputado en referencia al legislador socialista, Guillermo Chifflet, quien abandonó su banca tras oponerse a votar la participación de Uruguay en la Operación Unitas.